Opinión

La mayoría desposeída

La elección de un presidente norteamericano deja pocas opciones al elector. Son dos caras de una misma moneda