Salud

Síndrome de Cotard

No tememos a la muerte, tememos que nadie note nuestra ausencia; que desaparezcamos sin dejar rastro