Opinión

Agresión militar en Libia

vicepresidente de EE.UU., Joe Biden

A los errores e imprevisiones se sobrepone una política injerencista que puede rebotar como un boomerang sobre sus ejecutores