Opinión

«Defraudó, engañó y participó…”

Las agencias calificadoras de riesgo son demasiado importantes como para dejarlas actuar libremente. Sus errores –o su actuación intencionada-- pueden tener consecuencias ruinosas