Salud

El hígado y el cerebro: una relación particular

Ciertas enfermedades hepáticas alteran los procesos cerebrales

higado
El hígado |

Oliverio Celaya |

El hígado y el cerebro parecen tener una relación muy particular de acuerdo con un reciente estudio que identifica determinados procesos, indagación sumamente interesante si tenemos en cuenta la función de cada uno de ellos para una buena calidad de vida humana.

Es el caso de que investigadores suizos observaron por primera vez en un modelo de ratón que una disfunción del hígado provoca alteraciones moleculares cerebrales en dos semanas, aunque no se observen síntomas físicos. Además, se trata de varias moléculas, dos de ellas desconocidas hasta ahora.

Los resultados de la investigación podrían ayudar a detectar el daño cerebral relacionado con las enfermedades hepáticas a través de un análisis cerebral antes de que el estado de salud de un individuo se deteriore.

Cuando el hígado está enfermo, como en el caso de la cirrosis, una serie de sustancias ya no se filtran, lo que puede causar trastornos psicológicos, motores y neurocognitivos en los adultos.

Esta enfermedad, llamada encefalopatía hepática, puede manifestarse en un amplio espectro de síntomas, incluso en coma. Se sabe que uno de los actores de la encefalopatía hepática es el amonio.

«El amonio es una sustancia producida cuando las proteínas se descomponen, parte de la cual se dirige al cerebro, donde se transforma en glutamina, utilizada para la producción de neurotransmisores, mientras que la otra parte es filtrada por el hígado y excretada en la orina», explican expertos.

Ese es el parecer de una de las autoras del estudio, Valérie McLin, profesora del Departamento de Pediatría, Ginecología y Obstetricia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Ginebra.

Sin embargo, si el hígado funciona mal, causa un exceso de amonio en el cerebro y, por lo tanto, la producción de glutamina, que puede desencadenar edema cerebral y, en algunos casos, encefalopatía hepática.

La investigadora puntualiza que todavía existen dos factores desconocidos: si existen otros actores moleculares responsables de la encefalopatía hepática, y cuánto tiempo tarda el cerebro en verse afectado por una disfunción hepática.

En un intento por responder a estas cuestiones, los investigadores observaron ratas con enfermedad hepática crónica durante ocho semanas.

Rastrearon a cada animal individualmente poniéndolo en una resonancia magnética de alto campo cada dos semanas para realizar una espectroscopia de alta resolución (MRS). Así, pudieron observar las alteraciones moleculares ‘muy precisamente’ desde el inicio de la enfermedad hepática’.

Los científicos encontraron que los cambios moleculares afectan al cerebro desde la segunda semana de la enfermedad hepática.

Y, sin embargo, las ratas tienen síntomas mínimos de la enfermedad. «Basándonos en estudios anteriores, pensamos que se necesitarían unas seis semanas para ver un impacto, es decir, al principio del deterioro de la salud del animal», apuntan los autores.

Los signos externos de la enfermedad aparecen entre la cuarta y octava semana: ictericia, desnutrición o agua en el vientre.
mem/rfc

también te puede interesar