Salud

Psicofarmacos naturales

¿Cómo preparar este tipo de remedio?

psicofarmacos
Psicofarmacos naturales |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

A lo largo de la historia el uso de hierbas medicinales es algo muy presente en toda cultura. Ya fueran para tratar problemas físicos o emocionales, los remedios hechos a base de plantas abundaban en las boticarias antaño.

Ya sea por el temor de los tan temidos efectos secundarios de los fármacos, o sea, porque se prefieren remedios menos artificiales, se han popularizado los tratamientos hechos a base de ingredientes naturales o directamente, recurrir a la planta de donde se extraen sus principios activos.

Los ansiolíticos (dentro de una categoría de psicofármacos) naturales son una alternativa interesante para tratar los síntomas leves de la ansiedad, dado que presentan una menor cantidad de efectos imprevistos.

Vamos a ver con mayor profundidad cuáles son los principales remedios naturales para la ansiedad, cómo se pueden preparar, además de tener en cuenta que deben estar recomendados por algún profesional.

La industria farmacéutica ha ido elaborando fármacos cada vez más eficientes para tratar trastornos de distinto tipo. Lamentablemente, pese a los grandes avances en el campo de la farmacia, los medicamentos pueden producir algunos efectos secundarios graves, incluso con dosis relativamente bajas. Aunque no todos los pacientes mostrarán estos efectos adversos, lo cierto es que se les tiene un miedo considerable y, en muchas ocasiones, pueden hacer que el paciente no siga el tratamiento farmacológico.

También puede darse el efecto contrario, es decir, que el paciente se vuelva adicto a los medicamentos, dado que no debemos olvidar que cualquier fármaco debe ser tomado de forma responsable dado que, al fin y al cabo, son drogas.

Entre los medicamentos para la ansiedad más conocidos se encuentran el clonazepam, el lorazepam y el alprazolam. Estos fármacos son recetados a menudo para tratar el trastorno de ansiedad generalizada, la fobia social y los trastornos de pánico.

Una opción alternativa y menos invasiva que los psicofármacos son los ansiolíticos naturales. Estos remedios están hechos a base de plantas que se han mostrado efectivas a la hora de reducir algunos de los síntomas que se presentan en los trastornos de la ansiedad. Estos tratamientos naturales no se deben considerar como la panacea para la ansiedad ni tampoco una alternativa cien por cien efectiva para tratar trastornos asociados.

La automedicación, aunque sea con tratamientos naturales, siempre implica riesgos. Es por ello que se debe consultar a un profesional para saber si es recomendable someterse a un tratamiento en el que se incluyan plantas naturales. En caso de que así sea, se debe tener claro que se debe ir con cuidado porque, aunque pueda que no haya un riesgo elevado de sufrir efectos no deseados, sí que puede haber algún tipo de situación contraproducente. Si, por el contrario, el psiquiatra considera que es más adecuado el uso de psicofármacos para un caso en concreto, se debe seguir su criterio.

Los mejores ansiolíticos naturales y cómo prepararlos

Hay muchas plantas que son utilizadas para preparar remedios naturales, ya sea para la ansiedad o cualquier otro tipo de problema. A continuación, veremos unas cuantas plantas que sirven para aliviar síntomas ansiógenos, además de ver formas de preparación y qué efectos ejercen sobre el cuerpo humano.

1. Lavanda

Esta planta es conocida por su característico color y aromas, que ya nos dan una primera impresión de qué efectos puede hacer sobre la química cerebral.

Ayuda a calmar los nervios, reducir el estrés y la ansiedad, pero además de ello tiene propiedades desinfectantes y sirve para repeler insectos. También ayuda a calmar los dolores de cabeza.

2. Melisa

También es llamada toronjil. Esta planta ha ido ganando popularidad en los últimos años gracias a sus destacables efectos antiestrés. Calma los nervios y la ansiedad de forma rápida y natural. También se ha mostrado útil para tratar el insomnio. Uno de sus componentes es el flavonoide apigenina.

3. Tila

Esta es la planta más mencionada cuando se recomienda a alguien tomar una infusión para calmar los nervios. La tila es una de las mejores opciones para calmar la ansiedad, y se puede encontrar en cualquier supermercado en forma de bolsitas para infusionar.

Resulta ser un ansiolítico natural tan potente que, en caso de consumirla con mucha frecuencia, se recomienda hacer intervalos de descanso de una semana, es decir, dejar de consumirla por ese período de tiempo. Su efecto sedante y ansiolítico se debe a que contiene un potente flavonoide, el kaempferol.

4. Valeriana

Su efecto calmante se debe a que contiene valepotriatos. Suele utilizarse para sedar pacientes que no han recibido ningún tratamiento contra la ansiedad con anterioridad.

5. Pasiflora

También llamada pasionaria, esta planta es ideal para tratar la tensión nerviosa, el insomnio e, incluso, la hiperactividad en cierta medida. También sirve para disminuir la taquicardia y las palpitaciones. La pasiflora es originaria de los bosques de los Estados Unidos, pero se comercializa en todo el mundo.

6. Manzanilla

Junto con la tila, esta planta es un potente calmante que se puede encontrar en forma de infusión en múltiples establecimientos comerciales sin mucha dificultad.

Ayuda a calmar los nervios y la ansiedad, además de tener otros efectos sobre el cuerpo como reducir la cantidad de flatulencias, desinfectar heridas y reducir la inflamación. Es perfecta para inducir todo el cuerpo en un estado de relajación generalizada.

7. Hierba de San Juan

Tiene más bien efectos antidepresivos, pero puede ser ideal para tratar síntomas leves de la ansiedad. Esto es debido a que fomenta la síntesis de serotonina, sustancia que desempeña un papel fundamental en el sistema nervioso, el sueño y el estado de ánimo.

También, siempre bajo la supervisión de un profesional, se utiliza para tratar el síndrome premenstrual.
De todas formas, esta hierba tiene un contraindicación, y es la de que no se recomienda consumirla si se está bajo un tratamiento anticonceptivo, dado que puede hacer que falle. También puede contribuir a que se dé sangrado menstrual.

¿Cómo preparar este tipo de remedios?

Como ya hemos indicando, la forma perfecta para consumir estos tratamientos es tomando una infusión. Hay ciertas plantas, como la tila y la manzanilla, que se pueden encontrar con relativa facilidad en forma de preparados para infusión. El resto de hierbas no son tan comunes en supermercados, pero siempre hay algún herbolario que puede tener bolsitas con estas plantas combinadas con ingredientes para darles un mejor sabor.

No obstante, si se quiere preparar la infusión con estas plantas recién cogidas del campo o en hojas enteras, una forma de prepararla es de la siguiente manera:

•    Un vaso de agua (aproximadamente 250 ml).

•    Unos 15 gramos de la planta seleccionada.

•    Edulcorante natural (optativo, puede ser miel, estevia…).

Es importante indicar que el consumo de edulcorantes, sean naturales o no, no es algo saludable en grandes cantidades. Por este
motivo, se recomienda un consumo moderado y responsable de este tipo de sustancias.

Se pone el agua dentro de un recipiente, como una olla o un cazo, y se lleva al punto de ebullición. Cuando ya esté hirviendo, se retira del fuego y se añaden los 15 gramos de la planta deseada. Una vez hecho esto, se tapa la olla y se deja infusionar la hierba durante unos 15 minutos. Después, con ayuda de un colador, se separa la infusión de las hojas, se añade el edulcorante en caso de que se desee y se deja reposar durante unos 5 minutos.

Se recomienda consumir este tipo de infusiones dos veces al día como máximo. Cabe recordar que son tratamientos puntuales y que, aunque no son tan arriesgados como los psicofármacos, es recomendable que un médico, psiquiatra o psicólogo estén al tanto de su consumo, además de indicar los síntomas de ansiedad sufridos.

No son remedios que sustituyan un tratamiento psicológico ni psicofarmacológico. Si es necesario consumir fármacos, se debe proceder a ello.

mel/bga

también te puede interesar