Salud

Ese lunar…

Canciones románticas lo enaltecen, para los médicos es preocupación

Ese-lunar
Lunar |

Oliverio Celaya |

Los lunares adornan a muchas mujeres y provocan la admiración en cuanto al tema de belleza o pincelada sensual, sin embargo desde el punto de vista médico, se trata de una preocupación o en el mejor de los casos algo a tener en cuenta.

Y es el caso de que tener lunares en la piel puede ser estresante, ya que a menudo son la raíz de preocupaciones y, lo que es peor, te hacen temer constantemente que puedan convertirse en lunares cancerígenos.

Sin embargo, siendo realistas, la mayoría de los lunares no son peligrosos en absoluto, pero hay excepciones sospechosas que hacen que te preguntes si deberías eliminarlos.

Este es el tema que aborda un artículo de la web Todo-Mail, que es interesante tener en cuenta.
Ellos explican que lo que se necesita saber acerca de los métodos de extracción de lunares y aclaran qué lunares debes retirar.

En primer término abordan el mito de que si cortas o arranca accidentalmente un lunar, ciertamente volverá a crecer como cáncer de piel

Este mito es en realidad parcialmente cierto. Cortar un lunar o arrancarlo accidentalmente puede suceder, y la herida resultante puede sangrar e infectarse, pero la mayoría de los lunares no volverán a crecer. Sin embargo, si un lunar vuelve a crecer, puede ser un signo de crecimiento canceroso y debe ser revisado por un médico.

También mencionan que es peligroso sacar los pelos que crecen de un lunar. En ciertos lunares, especialmente los que tenemos desde nuestra infancia pueden crecer pelos, y eso es perfectamente normal, pero no particularmente agradable estéticamente, especialmente si el lunar está en un área visible.

Pero a pesar de la creencia popular, retirar o recortar estos pelos no causará ningún daño. También señalan que en no todos los lunares que crecen pelos son benignos, por lo que si observas cambios y un aumento en el tamaño de un lunar en particular, independientemente de cualquier crecimiento de vello, asegúrate de consultarlo con un dermatólogo.

El tercer mito que mencionan es Cortar lunares es un procedimiento médico desactualizado. Este mito es completamente falso.

La extirpación quirúrgica no solo es la forma más segura de deshacerse de un lunar molesto (cuando se hace profesionalmente), sino que también es la mejor forma de preservar parte del tejido para analizarlo en busca de cáncer.

Además, si un lunar está ubicado en un área que no está expuesta al sol, no puede ser cáncer

Si bien es cierto que la exposición al sol puede aumentar la probabilidad de que un lunar se convierta en un crecimiento canceroso, desafortunadamente, el cáncer de ese tipo puede desarrollarse en cualquier área de la piel.

Es por eso que cualquier lunar o mancha en la piel que muestre síntomas malignos debe tomarse en serio, incluso si nunca ve el sol.

Los lunares son contagiosos. Los lunares son hereditarios, lo que significa que pueden ser heredados de tus padres, pero no se pueden transmitir de persona a persona.

La mayoría de los lunares son benignos y no es necesario eliminarlos. Los dos casos en que se debe remover un lunar son: si es irritante o molesto, o si muestra signos de cáncer.

Por lo que estos datos pueden ayudar a muchas personas a tener claro el asunto de los lunares.
mem/rfc

también te puede interesar