Salud

El bugchasing

Tanto el portador como el receptor saben de forma premeditada que van a contagiar o contagiarse de VIH

El-bugchasing
Bugchasing |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El bugchasing es visto por algunos como una forma de autolesión, y por otros como una forma asertiva de tomar el control de algo que ya saben que va a pasar.

En la vida, hay todo tipo de personas, algunas buscan a propósito hacerse un posible daño. El bugchasing, es un ejemplo de esta forma de exponerse al peligro, buscando de manera consciente esta exposición.

Es un movimiento al que cada vez se le suman más seguidores. Se trata de una práctica en la que las personas de forma intencional contraen enfermedades de transmisión sexual.

El bugchasing es un movimiento y subcultura, que nació a finales de los años noventa en Estados Unidos. El nombre proviene del inglés, y vendría a significar en español «caza del bicho», el bicho o bug sería el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

El cazador o bugchacer es quien está intentando contraer el virus.

A quienes dan el bicho se les llama gifgivers. Es decir, a quienes transmiten el virus. Entonces, hay personas portadoras y que se contagian, quienes mediante un mutuo acuerdo realizan prácticas en pro de la transmisión del virus. Ahora bien, ¿qué es lo que causa curiosidad de esta práctica?

Lo que provoca impacto es que tanto el portador como el contagiado saben de forma premeditada que van a contagiar o contagiarse de VIH, un virus que trae grandes riesgos para la salud.

Entonces, se trata de una práctica que, aunque es peligrosa, es voluntaria.Aun no se establece si las personas que desean realizarla lo hacen bajo manipulación. Del modo que sea, el bugchasing ya ha ocasionado que se enciendan las alarmas en diferentes organismos de salud.

¿Cuál es la motivación de pertenecer al movimiento?

Las motivaciones pueden ser diversas y en buena medida dependerán de la singularidad de cada persona. Sin embargo, se ha observado que la motivación de algunas personas podría estar asociada con:

• Miedo. Quienes desean contraer VIH y están asociados a este movimiento, afirman que ser infectados por este virus es algo inevitable, entonces ellos prefieren que este bajo su control y, por ello, deciden cuando contraerlo.

• Ver al VIH como un virus médicamente manejable. Diversas investigaciones demuestran que esto hace que disminuya el impacto de la percepción de qué podría ser vivir con VIH. Así, lo sugiere Gabriela H. Breitfeller y Amar Kanekar en la revisión de la literatura que hicieron llamada «Transmisión intencional del VIH entre hombres que tienen sexo con hombres: una revisión».

• Erotismo. Los que buscan contagiarse perciben como erótico el riesgo de ser contagiados. Además, sienten que el sexo seguro quita la posibilidad de vivenciar actos sexuales improvisados. Y, aquellos que contagian sienten erótico el hecho de infectar a alguien con su virus.
• Soledad. Muchos hombres VIH negativos sienten que han quedado atrás como amantes. Y, muchos VIH positivos también sienten la carga de la soledad por tener un virus. Estas razones motivan a ambas partes a entrar en el bugchasing.

• Cultura homofóbica. Podría ser una respuesta a la cultura de la homofobia que ha estigmatizado a los homosexuales. Especialmente a los VIH positivos, llegando a marginarlos.

También, existen teorías de que este comportamiento está asociado a la personalidad del sujeto. Incluso en algunos estudios se ha visto que algunas personas asociadas a este movimiento muestran interés en actividades como: escatofilia, micción, exhibicionismo y rasgos de dependencia.

Actualmente, esta práctica se encuentra alrededor del mundo, y se extiende cada vez más. Incluso, a través de las redes sociales se contactan las personas que desean pertenecer o que ya son parte de este movimiento.

mel/bga

también te puede interesar