Salud

¿Sábes lo que es la Burundanga?

Un nombre un tanto poco común esconde un medicamento y producto químico de cuidado

burundanga
¿Sabes lo que es la Burundanga? |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Por Oliverio Celaya

En muchas ocasiones escuchamos a algunas personas referirse a Burundanga como algo relacionado con la música o las fiestas, quizás por la sonoridad de la palabra, sin embargo nada más lejos de la verdad pues se trata de un medicamento o producto químico nombrado realmente Escopolamina.

La escopolamina, también conocida como hioscina (nombre que se le dio al descubrirla) y, popularmente en las regiones de lengua castellana como burundanganota  es un alcaloide tropánico que puede usarse como antimuscarínico.

Se encuentra como metabolito secundario de plantas en la familia de las solanáceas como los beleños,  el estramonio (Datura stramonium y otras especies), la escopolia (Scopolia carniolica), la mandrágora (Mandragora autumnalis), la brugmansia (Brugmansia candida) y otras plantas de los mismos géneros.

Pero si le parece un tanto complicada la lista de términos, se trata de una sustancia afín a la atropina que se encuentra en la belladona (Atropa belladonna).

La escopolamina es una droga altamente tóxica y debe ser usada en dosis minúsculas; por ejemplo, en la profilaxis de la cinetosis (mareos vehiculares), se usan dosis trasdérmicas que no superan los 330 µg cada día. Una sobredosis por escopolamina puede causar delirio, y otras psicosis, parálisis, estupor y la muerte.

En la literatura científica, a la burundanga se la conoce también como hioscina, que proviene del nombre científico del beleño, Hyoscyamus niger, también conocido como hierba loca.

Su fórmula química es C17H21NO4 y difiere de la atropina sólo en que tiene un puente de oxígeno entre los átomos de carbono 6 y 7, lo cual le permite penetrar la barrera hematoencefálica más fácilmente y causar alteración del sistema nervioso central.

La escopolamina actúa como depresor de las terminaciones nerviosas y del cerebro, corazón, intestino y otros tejidos, específicamente los receptores tipo M1.

Es así como induce la dilatación de las pupilas, la contracción de los vasos sanguíneos, la reducción de las secreciones salival no estomacal y otros fenómenos resultado de la inhibición del sistema nervioso parasimpático.

En dosis altas, de más de 10 mg en niños o más de 100 mg en adultos, puede causar convulsiones, depresión severa, arritmias cardíacas (taquicardia severa, fibrilación), insuficiencia respiratoria, colapso vascular y hasta la muerte.

La escopolamina potencia el efecto sedante de los depresores del sistema nervioso central, como puede ser el alcohol.

Por ello erróneamente en muchos medios de comunicación se publican noticias sensacionalistas de nula base científica y con contenidos de dudosa credibilidad acerca de unos exagerados efectos de una droga a la que llaman «burundanga».

De ahí que sea importante conocer este tipo de fármaco, y sus consecuencias ante un uso indebido.
mem/rfc

también te puede interesar