Salud

¿Conoce realmente qué son los pies planos?

Es una de las enfermedades más difundidas en el andar de los seres humanos

Conoce-realmente-que-son-los-Pies-planos
Pies planos |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Los pies planos están presentes en las personas incluso desde pequeños, de ahí que sea necesario conocer algunos elementos indispensables, que incluso ayudan a los padres a identificar la dolencia y atajarla, o resolverla en sus hijos.
El pie plano es un pie que presenta una bóveda plantar con menos altura de lo normal. Se acompaña de un aumento de la anchura de la zona del mediopie, debido a la caída del arco a la zona interna.

Aunque provocan dolor, los médicos consideran que bien tratados permiten hacer una vida normal. Eso sí, es necesario acudir a un especialista para saber de qué tipo de pie plano se trata y cuál es el mejor tratamiento.

De ahí que sea interesante un interesante artículo sobre el particular en el que se repasan las causas y consecuencias, síntomas, repercusiones, tratamientos y otras cuestiones que deberías saber sobre esta afección de los pies, de la mano del podólogo Javier Alfaro, director técnico de Podoactiva y podólogo de la Selección Absoluta de Fútbol en México.

Un pie plano es un descenso de la bóveda plantar y se da cuando se tiene menos arco del habitual, es decir, el eje del pie se cae hacia dentro, hacia el dedo gordo. Estas características lo convierten en un pie ‘diésel’, como a veces lo llamamos, porque aguantan más kilómetros, pero no son excesivamente rápidos.

Además del aspecto que posee un pie plano, en el que se puede apreciar que hay menos arco de lo normal, existen otros síntomas que pueden estar indicándonos que sufrimos esta afección:

Ese es el caso de dolor en la musculatura de la zona interna de la pierna: al estar trabajando muy forzado, debido a que el pie cae hacia dentro, se produce tendinitis y aparece el dolor.

Dolor en el dorso al hundirse el pie: los huesos en la zona dorsal arriba se pellizcan y se producen picos artrósicos.
Como curiosidad se debe comentar que nacemos con los pies planos, pero lo normal es que sea un pie plano flexible y que, con el tiempo y el crecimiento del niño, se corrija.

No obstante, también puede darse el caso de que un adulto, con un pie normal, desarrolle un pie plano a causa de una disfunción tibial posterior. Esto significa que el músculo que sujeta el arco deja de trabajar provocando que el pie cada vez se caiga más hacia dentro.

Para diagnosticar esta patología correctamente, existen sistemas de análisis de la huella con plataforma de presiones, de esta manera vemos en el ordenador cómo es la huella y con eso podemos determinar el diagnóstico.

En niños, lo más importante es hacer un buen diagnóstico porque puede ser un pie que se pueda corregir con ejercicios de potenciación. Pero a partir de los cuatro años, quizá haya que hacer plantillas personalizadas para cambiar los ejes de alineación del pie y que esos músculos empiecen a trabajar de forma diferente. En otros casos, también habrá que valorar la operación.

Por demás, en niños, es decir, cuando es ‘de fábrica’, está bastante igualada su aparición en ambos sexos.
En edad adulta, hay más mujeres a las que se les aplanan los pies, sobre todo, tras un embarazo o la menopausia, ya que se relajan más los ligamentos y hay más probabilidad de que se convierta en un pie plano.

Los pies son los cimientos y toda la estructura va a estar afectada. Una repercusión clara es el cansancio, porque lleva una carga de desgaste energético mucho más alta que un pie normal, costando mucho esfuerzo caminar, y más cuando uno ya está cansado puesto que la sensación es que camina arrastrando los pies.

Así que hablamos de un padecimiento del que es necesario preocuparse y ocuparse, sobre todo de parte de los padres.
Mel/Rfc

también te puede interesar