Salud

El ayuno y el envejecimiento

Somos lo que comemos, y de alguna manera ello está incluso relacionado con la vejez

El-ayuno-y-el-envejecimiento
Ayuno |

Oliverio Celaya |

El envejecimiento constituye en la actualidad uno de los temas preferidos de muchos investigadores y médicos, cuando la alimentación apropiada parece garantizar de mejor manera los años, y los años bien vividos.

Pues el tema ahora está en alguna indagación sobre la relación que existe entre ayunos y envejecimiento, lo que sin lugar a dudas es algo atractivo.

Las tendencias dietéticas como la cetogénesis y el ayuno intermitente son actualmente extremadamente populares debido a sus rápidos efectos de pérdida de peso.

Sin embargo, los científicos ahora están empezando a descubrir cómo pueden ayudar al cuerpo de otras maneras.

De hecho, recientemente se descubrió que una molécula producida durante el ayuno proporciona al sistema vascular un impulso de longevidad que, a su vez, ralentizará el proceso de envejecimiento de todo el cuerpo.

Mientras ayunas, el cuerpo humano entra en un estado metabólico llamado cetosis, lo que significa que el cuerpo comienza a depender de la grasa en lugar de la glucosa como fuente de energía.

Una de estas fuentes de energía, conocidas colectivamente como cetonas, es una molécula llamada ß-hidroxibutirato.

Según el autor principal del estudio, el Dr. Ming-Hui Zou, anteriormente, los estudios sobre cuerpos cetónicos se centraban en el metabolismo energético, pero este estudio demostró que existen otros efectos fisiológicos que regulan el ciclo celular para retrasar la progresión del envejecimiento.

Un estudio anterior, llevado a cabo en la Universidad de Harvard en 2017, descubrió que la actividad de las redes mitocondriales dentro de nuestras células puede alterarse debido al ayuno, lo que a su vez conduce a una mejor salud, un envejecimiento más lento y un aumento de la vida útil.

El estudio de Zou, sin embargo, tiene como objetivo explorar cómo los niveles altos de ß-hidroxibutirato pueden mostrar efectos similares al interferir con las células senescentes, que son células que no pueden dividirse o multiplicarse.

Por demás, el equipo descubrió que el ß-hidroxibutirato realmente ralentiza estas células vasculares senescentes en el momento perfecto, lo que provoca que se dividan, evitando así que envejezcan.

Cuando se probaron en ratones, el equipo descubrió que también era capaz de mantener los vasos sanguíneos jóvenes al promover factores de células madre que protegen contra la senescencia relacionada con el ADN.

Dijo Zou, que creen que este es un descubrimiento muy importante, y están trabajando para encontrar un nuevo químico que pueda imitar el efecto de la función del cuerpo de esta cetona.

Aclararon que están tratando de adoptar un enfoque global para reducir las enfermedades cardiovasculares y la enfermedad de Alzheimer.

Es difícil convencer a las personas de no comer durante las próximas 24 horas para aumentar la concentración de este compuesto, y no todos pueden hacerlo, pero si pueden encontrar algo que pueda imitar este efecto y que la gente aún pueda comer, pero haría la vida más agradable y ayudaría a combatir las enfermedades.

Por lo tanto, cuando la mayoría de los médicos y nutricionistas consideran que el desayuno es la parte más importante y necesaria de nuestra alimentación, ahora este estudio quizás de alguna manera lo ponga en duda, o preferiblemente le adelante un camino mejorado. Habría que ver en el futuro de otras indagaciones al respecto.
mem/rfc

también te puede interesar