Salud

El valor de la palabra

Representa un pilar sumamente importante en la integridad humana, se trata de su credibilidad

Silencio
Silencio |

B. García |

En estos tiempos, donde a las palabras parece que se las lleva el viento, el valor de los compromisos que asumen las personas parece estar muchas veces cuestionado.

La palabra, entendida como aquel concepto de “palabra de honor”, representa un pilar sumamente importante en la integridad humana. Se trata de su credibilidad.

La persona que no es capaz de asumir la responsabilidad que conlleva, está destinada a una vida sin destino, con una liviandad tal que lo convierte en alguien de poco fiar.

La pregunta es: ¿cuánto vale su palabra? ¿Le hace 100 por ciento responsable de todo lo que dice? ¿Asume las consecuencias del valor de su palabra? ¿Le hace importante?

Y, más allá de eso, ¿honra en sus palabras, los compromisos ante usted y los demás?

Promesas rotas: el pasaporte a la infelicidad

Muchas personas se quejan de la falta de compromiso y de responsabilidad. Sin embargo, se niegan a analizar profundamente su propia vida, sus elecciones y decisiones cotidianas; incluso aquellas tan sencillas, que sería difícil no poder sostenerlas.

Esta laxitud en el asumir la responsabilidad individual los lleva tener un pasaje por la vida a veces errático, poco confiable y nada ético.

Lo que frecuentemente no se toma en cuenta es que el compromiso es con uno mismo, además de hacerlo con los demás.

Al ser lábiles y escurridizos con las promesas y acuerdos que declaman, estas personas van resintiendo no solo las relaciones sociales de todo tipo, sino su propia autoestima.

Cada vez que dice que va a hacer algo, y no lo cumple, su autoestima baja. El inconsciente juega siempre a su favor: si le falla, intérprete que es “justamente eso” lo que quiere para usted, y por eso, le devuelve más de “eso”, por más que sea exactamente lo contrario a su deseo y anhelo.

Haga importante cada “sí”.

Cuando asuma un compromiso, manténgalo hasta las últimas instancias. Si no va a poder cumplirlo, renegocie, pacte otra cosa. Como verá, la gran clave es la responsabilidad personal. Si asume esto como algo trivial, sin importancia, su vida dará un giro negativo que impactará no solo en las otras personas dañadas por su accionar, sino en su estima personal y autoimagen.

El decir que “sí” es tan importante como firmar un pagaré; es un documento de confianza que se suscribe entre usted y los demás, y que no es posible no cumplirlo.

Si hubiese motivos realmente valederos para reconvenir los términos, o no estás seguro de cumplirlo: no lo firmes, es decir, no digas que sí, en automático.

Muchas personas dicen que sí, sin pensarlo, por su afán de buscar aprobación, o no quedar en falta con los demás.

Cada vez que CUMPLE con su palabra:

1- Su autoestima aumenta

2- Ratifica su poder personal

3- Le hace confiable, ante usted y los demás

4- Sabe que puede asumir compromisos mayores

5- Demuestra su aprecio, consigo mismo y las otras personas

Cada vez que INCUMPLE su palabra:

1- Su autoestima se daña

2-  El inconsciente le devuelve exactamente lo contrario a lo que desea

3-  Se vuelve en alguien desconfiado, y eso mismo provoca en los demás

4- No querrá hacer vínculos sólidos, por temor a fallar; y los demás pensarán lo mismo de usted (no será de fiar, ni de confianza para los otros)

5- Revelará su peor parte, ya que nadie quiere estar cerca de personas que no se hacen cargo.

Aquí le ofrecemos las cinco formas de resolver estas situaciones:

1- Aprenda a decir que NO. Entrénese desde cosas sencillas hasta complejas, y no asuma ningún compromiso que no vaya a cumplir.

2- Renegocie sus acuerdos, si necesita cambiar las condiciones de su promesa que ha dado, o cambiar las fechas, etc.

3- Avise siempre con suficiente tiempo si no será capaz de cumplir con su palabra: es su responsabilidad.

4- Proponga al menos tres ideas alternativas sobre el mismo asunto, si necesita repactar las condiciones.

5- Evalúe los resultados en términos de cómo se siente internamente cuando asume su responsabilidad personal ante su vida- esto incluye todas las promesas y compromisos que hace-.

Si desea una vida con mayor sentido, integridad y coherencia, aprenda a cumplir con su palabra. Es la piedra fundacional de su autoestima, de las buenas relaciones humanas y del sentido más profundo al que puede aspirar un ser humano: vivir con menos presión y en libertad.

Mel/Bga

también te puede interesar