Salud

Físico y salud mental

La persona que pierde el interés por su vida también lo hace por verse y sentirse bien

fisico-cerebro
|

B. García |

En numerosas ocasiones se asocia un alto interés por el cuidado y la estética personal con algo frívolo y superficial, apartándolo de las actitudes que habitualmente se consideran “profundas” o interesantes de analizar.

Esto denota una gran ignorancia ya que cuidar nuestro físico -sin convertirlo en una obsesión- es tratar nuestro bienestar de manera holística. Pues sentirnos bien por dentro, ayuda que nos sintamos bien por fuera.

Además de todo esto, la relación con nuestro físico puede marcar un antes y un después en nuestra vida: sentirnos hermosas/os, seamos como seamos, es un signo de buena salud mental. Preocuparnos por nuestra higiene, fragancia o por la armonía y belleza de nuestro cuerpo no es superficial: es señal de que nos queremos.

Quién no ha escuchado decir que los “grandes cambios tienen que venir acompañados por un cambio de imagen”. Es un dicho algo banal y popular, pero esconde su parte de razón.

A veces las personas sienten que quieren un cambio radical, sin embargo no saben cómo enfocarlo. Les falta la inspiración o los medios, pero no las ganas.

Es por ello que de un cambio físico puede partir la inspiración y el empuje para tomar otro tipo de decisiones o para asumir otro tipo de rutinas.

La belleza es una actitud, y se es bello/a cuando se es auténtico, cuando decide ser usted mismo cada día de su vida y batallar. El abandono del interés por el aspecto físico no es buena señal.

Existe una correlación importante entre el descuido por el aspecto físico y la gravedad de algunos trastornos psicopatológicos. Sin ir más lejos, uno de los indicadores que empeoran el pronóstico a muchos estados anímicos es abandonar el cuidado por el aspecto físico.

No se trata del tiempo que alguien puede pasar dedicada a cuidar su piel o su figura. Se trata del placer de verse y sentirse bien, independientemente de si se utiliza maquillaje o no. La persona que pierde el interés por su vida también lo hace por verse y sentirse bien.

también te puede interesar