Salud

Sincericidio

Ser sincero, no siempre es lo correcto

sinceridad-sincericidio-a
|

B. García |

Todos, en algún momento del día, decimos algo que no es completamente sincero y lo sabemos.

La mentira o falta de honestidad sirven para protegernos de lo que pueda pasar. Si interpretamos que algo perjudicial nos va a ocurrir, tendemos a distorsionar la verdad a nuestra conveniencia. De esta forma, salvaguardamos nuestra autoestima o bien nos libramos de posibles consecuencias negativas.

Se dice que ser sincero no es decir todo lo que se piensa, sino no decir nunca lo contrario de lo que se piensa.

Pero no siempre el eje principal de la falta de sinceridad es el miedo. La compasión por el prójimo hace que optemos a veces por una mentira piadosa. Este tipo de mentira es leve, apenas importante y no dura demasiado y puede ser útil e incluso beneficiosa para todos, pues evita conflictos mayores e innecesarios.

No es que pretendamos defender la mentira, ni mucho menos, pero sí queremos transmitir la idea de que ser sincero siempre, con todo el mundo, pase lo que pase no es tampoco la mejor idea si es que no queremos salir mal parados de esas situaciones.

Los psicólogos han adoptado el término, en tono un tanto ocurrente, de sincericidio para definir aquel comportamiento por el que una persona creyéndose honesta y valiente se muestra sincera ante los demás, sin filtro de ningún tipo, cuando quizás los otros no le han pedido su opinión.

La palabra habla de un “suicidio” -de manera abstracta- por un exceso de celo con la verdad.

Este acto suele verse como algo desconsiderado, carente de tacto e irresponsable verbalmente. El sincericidio acaba desarrollando conflictos con el entorno, porque puede verse como un comportamiento maleducado y ciertamente, podríamos considerarlo como tal.

Para no terminar mal con todo el mundo, lo ideal es evaluar con anterioridad lo que vamos a decir y calcular si la persona que va a recibir el mensaje está preparada para digerirlo emocionalmente.

No siempre ser sincero es una virtud ya que la educación y el respeto deben ir por delante y más si se trata de expresar algo que a nadie le va a servir ni le va a interesar. Escupir todo lo que pasa por la mente de uno es un signo de retraso social, de no adaptación a las reglas del juego.

también te puede interesar