Salud

Padres NiNi

Los padres con cobardía no son solamente los que agreden, abusan, violentan o abandonan a su cónyuge o hijos

nini
|

B. García |

Los padres tienen que ser valientes para practicar la disciplina como virtud y valor humano, acompañando a sus hijos en el descubrimiento de lo bueno, bello y verdadero de ellos mismos y de la sociedad. Incluso sabiendo que los hijos bien educados en las virtudes y valores humanos van a chocar con los familiares o amigos que no lo estén.

Actualmente hay muchos padres NiNi, que Ni son valientes, Ni son cobardes, Ni capaces de comprometerse, Ni capaces de ser responsables, Ni mantienen a su familia, Ni nada de nada.

Para ellos es muy fácil decir: Paso de todo y no me preocupo de lo que le pueda ocurrir a mi familia.

Los padres fuertes son los que educan con valentía, por lo que tendrán hijos fuertes, pues aunque les sea difícil, saben y quieren tomar el camino correcto en la educación de su familia.

El compromiso de ser padres les coloca a diario en situaciones que requieren mucha valentía para no tomar el camino fácil, que originaría privar a los hijos de los límites que son vitales, para que no sólo se rijan por los principios inculcados, sino que tengan la fortaleza para ponerlos en práctica.

Los padres con cobardía no son solamente los que agreden, violentan o abandonan a su cónyuge o hijos. Son los que no se atreven ni a educar bien a sus hijos por comodidad o por “el qué dirán” de su familia o de la sociedad.

Algunos suelen ser cobardes, según las circunstancias, para cumplir con sus obligaciones y muy valentones y “bocones” para abusar física o emocionalmente de los suyos. Sobre todo cuando pueden demostrar su prepotencia ante los más débiles.

Suelen tener miedo a dar a conocer lo que verdaderamente son, unos cobardes. Los padres cobardes suelen utilizar una frase para no enfrentarse con los hijos, que con ella creen que cumplen: “Mañana lo haré”. Cuando debería ser aquí y ahora.

No tienen la valentía de enfrentarse a la obligación irrenunciable que tienen con sus hijos. Esa cobardía hace desgraciados a todos los que tienen a su alrededor. Sus acciones dejan normalmente abochornados al resto de la familia y la sociedad que esperaba otra cosa de ellos y no esa “cerrazón” mental de no enfrentarse a las obligaciones contraídas.

La cobardía no está relacionada con la debilidad de carácter, ni con la preferencia sexual, ni con la humildad de hacer dejación de los derechos y obligaciones paternales.

No hay cobardía para las cosas pequeñas, ni para las grandes en la educación de los hijos. Si se es cobarde ante las cosas más ínfimas, mucho más se será ante las grandes.

también te puede interesar