Salud

¿Se puede morir de felicidad?

Un exceso de emoción positiva puede afectar nuestro corazón

¿Se puede morir de felicidad?
|

Redacción Central |

Un estudio del Hospital Universitario de Suiza reveló que la felicidad también nos puede «romper» el corazón, como mismo se demostró anteriormente con acontecimientos adversos.

La investigación, publicada  por la revista European Heart Journal, confirmó que un exceso de emoción positiva puede afectar nuestro corazón porque puede dar lugar a un síndrome cuyos síntomas son parecidos a los de un infarto de miocardio.

En 1990, se identificó el «síndrome del corazón» roto o también conocido como síndrome Takotsubo, que se desencadena por el estrés, la ansiedad o situaciones de shock emocional como una ruptura, la muerte de la pareja o un hijo, hasta un grave disgusto.

Hasta este momento se creía que solo los acontecimientos tristes podrían provocar ese padecimiento pero tras analizar los datos de mil 750 pacientes  de nueve países diagnosticados con el síndrome, se comprobó que algunos lo desarrollaron después de un suceso feliz.

Por esa razón, los expertos lo denominaron como «síndrome del corazón feliz» que también tiene como síntomas la debilidad cardiaca transitoria, dolor en el pecho y falta de aire.

El estudio demostró que en un cuatro por ciento de los pacientes el síndrome se había desencadenado por acontecimientos felices y alegres, como una fiesta sorpresa, una boda, el triunfo de su equipo favorito o el nacimiento de un nieto, en tanto el 96 por ciento se había producido después de situaciones tristes y estresantes.

Además, evidenció que el corazón se «rompe» más habitualmente en las mujeres y que el mayor riesgo se da en las mujeres post-menopáusicas.

Hemos demostrado que los factores desencadenantes de este síndrome pueden ser más variados de lo que se pensaba hasta ahora. Ya no podemos hablar siempre del “corazón roto”, y los médicos deben ser conscientes de ello y tener en cuenta que los pacientes que llegan al servicio de urgencias con síntomas de ataques al corazón, como dolor de pecho y dificultad para respirar, después de un acontecimiento feliz, podrían estar sufriendo este síndrome, afirmó la investigadora principal, Jelena R. Ghadri.

Insistió en que el hallazgo amplía el espectro clínico de síndrome de Takotsubo, que toma el nombre de una vasija usada tradicionalmente entre los pescadores japoneses para atrapar pulpos.

La especialista aclaró que se necesita más investigación para comprender los mecanismos exactos que subyacen tanto a los corazones «rotos» y «felices».

Creemos que este síndrome es un ejemplo clásico de un mecanismo de retroalimentación entrelazado en el que intervienen los estímulos psicológicos y / o físicos, el cerebro y el sistema cardiovascular. Tal vez los eventos felices y tristes de la vida, aunque inherentemente distintos, comparten vías comunes de salida del sistema nervioso central, que en última instancia conducen al síndrome de Takotsubo, aseguró.

Expertos en salud señalan que este síndrome se produce generalmente en personas sanas, sin estrechamiento de las arterias coronarias, y su pronóstico suele ser benigno. Casi todos los afectados se recuperan completamente al cabo de unas semanas, sin dejar ninguna huella en el músculo.

En estos pacientes, las arterias están bien y lo que les pasa es que una parte del ventrículo no se contrae, está dilatada, y tiene la forma de la cesta típica para cazar pulpos en Japón, puntualizó  Borja Ibáñez, cardiólogo intervencionista del Hospital Fundación Jiménez Díaz de Madrid.

Aunque todavía no se conoce bien la explicación fisiológica de este síndrome, se cree que se debe a una liberación importante de adrenalina, por un episodio triste o feliz, y que en personas con sensibilización excesiva a esta sustancia genera una reacción en el corazón como si sufriera un daño similar a un infarto y deja de contraerse.

también te puede interesar