Salud

Complejo de Cenicienta

Se trata del deseo inconsciente de las mujeres de ser protegidas o cuidadas en todo momento

Complejo de Cenicienta
|

Redacción Central |

Podría ponérsele el nombre de cualquiera de las princesas que conocemos de los cuentos de hadas. Lo cierto es que este complejo tiene su origen en la infancia y puede afectar a las relaciones personales y de pareja en el futuro. Si tiene hija, no dude en leer este artículo donde observaremos una de las  tradiciones que se lleva a cabo desde hace muchos años y que puede usted estar ayudando a conservar sin darse cuenta.

 

No está mal decir que nuestras hijas son las princesas de la casa, porque realmente lo son, pero lo que sí puede ser erróneo es criarlas para que esperen sentadas al Príncipe Azul, lo mismo que sucede en los cuentos como el de Cenicienta.

 

La idea de que un hermoso caballero con su armadura y a caballo vendrá a salvarlas para darles el beso que las despierte de un gran sueño (como Blancanieves) o dejen de ser desdichadas y pasarse la vida limpiando el piso (como Cenicienta), puede ser muy bonito en nuestra imaginación, pero en la realidad esto no ocurre.

 

El Concepto de Cenicienta (o síndrome) fue estudiado por la investigadora Colette Dowling. Ella lanzó un libro cuyo título es: “Complejo de Cenicienta: el miedo de las mujeres a la independencia”. Brevemente, se puede decir que se trata del deseo inconsciente de las mujeres de ser protegidas o cuidadas en todo momento, dejando de lado sus propios gustos o actividades. Esto puede deberse a la crianza o a las presiones sociales y religiosas. Dowling indica que en realidad, este síndrome procede del miedo a ser independientes.

 

Como primera medida, este complejo o forma de pensar impide que la mujer desarrolle sus habilidades más allá de cuidar del hogar u ocuparse de la crianza de los hijos. Los tiempos han cambiado mucho y en la actualidad, la única meta de la mayoría de las mujeres no es casarse y formar una familia, sino que también aspiran a desarrollar una buena carrera profesional.

 

Si es madre o padre de hijas, incúlqueles el poder del estudio y de la preparación. Enséñeles que es necesario contar con ciertos conocimientos y tener experiencia laboral antes de casarse o formar una familia. Si tiene también hijos varones, acostúmbrelos a ayudar en las tareas del hogar, así las niñas no deben encargarse de todos los quehaceres “femeninos” como estipula la sociedad.

 

Críe a sus hijas e hijos para que sean capaces de alcanzar sus metas y cumplir sus sueños, que en el futuro aspiren a disfrutar de una relación de pareja saludable y equilibrada y sobre todas las cosas, no deje de tratarlos como princesas y príncipes, que saben lo que quieren.

también te puede interesar