Salud

Escala de valores y vida

Vivimos conforme a una escala de valores que no reconocemos como propia, sino procedente de lo que nos enseñaron nuestros progenitores

Escala
|

B. García |

Todos vivimos en función de unos valores, es decir, en función de aquello a lo que damos importancia en nuestra vida. A partir de nuestros valores, le damos sentido a nuestra vida, decidiendo, actuando y pensando, en función de ellos.

 

Por eso en ocasiones, podemos tener malentendidos con otras personas, porque su escala de valores no coincide con la nuestra; para ellos, pueden ser prioritarios unos valores distintos a los nuestros o incluso, podemos sentir confusión con nosotros mismos, al ver que no nos comportamos en base a nuestros valores en algunos momentos.

 

Construir nuestra escala de valores significa decidir en qué orden vamos a valorar las cosas o a las personas con las que convivimos. Tener una escala de valores, quiere decir que hemos elegido el tipo de vida que queremos vivir, con quien, dónde y en qué medida.

 

Desde que nacemos, la escala de valores con la que crecemos es la de nuestros padres, valorando como importante y prioritario todo aquello que para ellos lo era y nos enseñaron. Sin embargo, en la medida que vamos madurando nos iremos reafirmando a la misma vez que construimos nuestra propia escala en torno a la cual, elegimos la forma de vivir que da sentido a nuestra vida personal.

 

En ocasiones, confundimos lo que son valores para nuestra vida, con los ideales que queremos vivir. Los ideales, son conceptos, la mayor parte de ellos inalcanzables o lejos de nuestras posibilidades, los cuales nos gustaría conseguir, pero solo son ideas utópicas, lejanas y con carácter de perfección que nos generamos en nuestra mente y que pocas veces son reales o cercanas a conseguir.

 

Los valores son formas de vivir y priorizar nuestras decisiones, opiniones y creencias, con los cuales vivimos el día a día, dándole sentido a nuestra vida y experiencias.

 

Vivimos conforme a una escala de valores que no reconocemos como propia, sino procedente de lo que nos enseñaron nuestros progenitores. La escala corresponde a una serie de convencionalismos sociales o culturales, que lejos de reconocerlos como propios, nos generan cierta integración social, aunque no por ello, felicidad y bienestar.

 

Es importante revisar a qué le damos importancia en nuestra vida, aunque difiera de lo que hicieron o valoraron como importante nuestros padres y a pesar de ser contrario a lo que la sociedad o nuestra cultura espera de nosotros.

 

Sin lugar a dudas, vivir acorde a lo que valoramos en la vida, es el mejor camino para sentirnos satisfechos y orgullosos, así como para sentir la felicidad de vivir la vida que queremos. Para ello es importante la congruencia y el equilibrio, entre lo que sentimos, lo que queremos, lo que hacemos y el tiempo que dedicamos a ello.

 

Reflexione acerca de la valoración e importancia que le da a su vida y esto corresponderá luego con lo aportado a los demás.

 

En su propia escala de valores es imprescindible que se valore a sí mismo, dedicándole mucho tiempo a lo que realmente desea y con fortalezas para luchar por ello, sólo así conseguirá ser feliz y compartir de modo armonioso con las personas que más quiere.

también te puede interesar