Salud

La desconsideración…un virus

Se siente bien ser amable, pero tampoco se pueden dejar atrás los propios intereses para quedar bien con los demás

virus
|

B. García |

Es lógico que la mayoría de la gente se sienta mejor interactuando con personas amables, que con alguien de carácter amargo o pendenciero. Sin embargo, hay personas que parecieran estar orgullosas de ser consideradas las de mejor corazón, las más amables y las que tienen “más amistades” debido a ser tan bondadosas.

Muchos sujetos suelen malinterpretar la prudencia y amabilidad, abusan de sus amistades que son buenas personas y llegan hasta burlarse de su virtud en vez de mantenerse en estado de plena consideración por sus acciones.

Se siente bien ser amable, pero tampoco se pueden dejar atrás los propios intereses para quedar bien con los demás. No puede tratar de hacer feliz a los demás todo el tiempo, mientras usted mismo no se sienta así.

No se deje presionar o chantajear. Hay muchos sujetos que se aprovechan de los demás para conseguir sus propósitos, sin importarles lo que a otros les conviene.

Encuentre el equilibrio al tomar la decisión de hacer lo que alguien más le pide que haga por ellos. No se debería de comportar desconsideradamente, pero nada hay de malo en rehusarse a hacer algo que no quiere o no puede hacer por otros.

Es bueno aprender a regirse por lo que su sentido común le indique que es lo mejor para usted y ser capaz de decir «No» cada vez que haga falta. No se sienta culpable ni ofrezca mil disculpas.

Aunque suene mal, sus propios intereses deben ser prioritarios. Claro, siempre y cuando no afecte a terceros. Si actúa en consonancia con lo que es importante para usted, los individuos que le rodean lo notarán y lo pensarán más a la hora de hacerle peticiones.

Ser amable no es malo. Más bien, se necesitan muchas más personas amables en este mundo. Por lo tanto, no piense en cambiar su tendencia natural a ser una persona agradable y atenta, simplemente, si es su caso, trate de evitar poner en riesgo sus propios intereses, al final cuando necesitamos algo es muy posible que aquellos con los cuales hemos sido amable no salgan a responder, debido a su desconsideración ya subjetiva para con nosotros.

también te puede interesar