Salud

¡Me gusta como soy!

Lo malo enseña y lo bueno orienta, toda vivencia edifica nuestra forma de ser

I
|

B. García |

Si su forma de ser es auténtica y no necesita aparentar lo que no es para gustarle a todo el mundo, pues practica el valor de la dignidad personal, no es esclavo de nadie y no necesita aprobaciones ajenas para ser feliz, va persiguiendo el camino de la satisfacción personal.

 

Es vital llegar a esta conclusión lo antes posible en nuestro ciclo vital. Es un aspecto que todos deberían asumir. No siempre es fácil actuar de este modo. En nuestro interior, tenemos la sensación de que si no gustamos a todo el mundo no seremos aceptados.

 

La vida no se construye con la necesidad de tener que gustar: basta con que sepamos respetarnos.

 

Uno siente la necesidad de gustar a la familia de nuestras parejas, de llevarnos bien con los amigos, de encajar con todos nuestros compañeros de trabajo y las personas que forman parte de nuestros círculos sociales. Ahora bien, lo primero que toda persona debería tener en cuenta, es que es imposible gustar a todo el mundo.

 

Cada persona es única, todos disponemos de nuestra forma de ser, de ver el mundo, de vivir la vida. No pretenda jamás ser una versión de nadie ni una marioneta guiada por hilos ajenos: tenga voz, corazón y conozca lo que merece en esta vida para ser feliz.

 

Nuestra forma de ser no se define sólo con decir que somos extrovertidos, tímidos o introvertidos. Es una amalgama de matices donde se inscriben experiencias, pensamientos y aprendizajes vitales. Son fracasos y heridas, pero también son triunfos y senderos transitados con felicidad.

 

Lo malo enseña y lo bueno orienta, toda vivencia edifica nuestra forma de ser, ahí donde también se integran estilos educativos, valores que asumimos o a los que renunciamos.

 

Usted es un regalo para sí mismo y nadie puede decirle lo contrario. Sólo usted sabe lo que ha vivido, lo que ha superado, su forma de ser es la ventana que permite ver el mundo con toda su intensidad, en libertad e integridad.

también te puede interesar