Salud

No soportar un: “No”

Es una de las respuestas más difíciles de interiorizar tanto para adultos como para niños

no
|

B. García |

Para muchos adultos un “No”, es algo no permisible en su vida. Esto es típico normalmente de sujetos arrogantes, prepotentes, inseguros e inmaduros. La respuesta negativa los conlleva a un desafío inmenso en sus emociones y los hace devenir automáticamente en comportamientos agresivos y frustración, pero:

A la hora de la educación de menores es necesario el “No” desde edades tempranas para una posible interiorización de límites, reglas y normas existentes en todos los contextos. De no forjarse desde edades tempranas la existencia de esta palabra, podemos correr el riesgo de estar convirtiendo a un niño en un adulto inseguro e inmaduro.

El niño nunca debe de ser el eje sobre el cual gira el resto de la familia, por supuesto que se hace referencia en el caso absoluto de una familia la cual le interese la educación, cuidado y la aprehensión para el niño de valores y principios. Aunque no esté de acuerdo, se deben de respetar una serie de normas marcadas por los padres, que además de mejorar la convivencia, sirven sobre todo, para ayudarle a madurar.

El niño que crece haciendo a cada instante lo que se le antoja, no sabrá solucionar los problemas, ya que nunca habrá tenido que enfrentarse a ellos.

Se trata, por lo tanto, de establecer unas normas muy claras y enseñarle a que las cumpla, aunque no siempre desee hacerlo.

Si se niega (que suele ser la reacción más habitual), hay que actuar con calma, pero con firmeza: empatizar con él (decirle por ejemplo: comprendo que estés enojado), evitar el enfrentamiento (hasta que no te calmes no podremos solucionar el problema) y negociar con él (siempre que sea respetuoso, podrá disfrutar de…).

Con la aparición de horarios bien marcados para su desarrollo físico y psicológico; la implantación de límites y normas,  y sobre todo predicar el adulto siempre con el ejemplo, se puede tener la certeza que la educación dada va en post de un mejoramiento humano. Alejándolo constantemente de aquellas conductas inadecuadas y que puedan frustrar su armonía y futura actividad positiva creadora en cualquier sociedad donde se encuentre.

también te puede interesar