Salud

Autoexigente

Maniáticos, obsesivos, escrupulosos, autoexigentes, los perfeccionistas son incapaces de disfrutar mientras realizan cualquier tarea

Flexiones
|

B. García |

A estos individuos les caracteriza una elevada autodisciplina. Los perfeccionistas y autoexigentes priorizan evitar a toda costa el cometer errores, son ordenados y planean cada paso que dan.

Suelen hacer su trabajo a conciencia y a su debido tiempo, mostrarse eficientes, dignos de confianza, trabajadores y perseverantes.  En general, respetan y halagan a las figuras de autoridad, pero suelen ser muy perfeccionistas y exigentes con sus subordinados.

Son sujetos que practican el autocontrol, sobre todo de cara a las emociones que experimentan, como si éstas fueran tan amenazantes y confusas que tuvieran que esconderlas y nunca pudieran actuar de forma espontánea.  A menudo se comportan de un modo tan correcto y formal, que resultan sujetos distantes, rígidos e indecisos, especialmente cuando no pueden estudiar todas las alternativas ante una situación.

Los individuos con este estilo de personalidad no encajen bien en situaciones imprevistas y cambiantes o en aquellas en las que no existen reglas concretas a seguir.  Sin embargo, su carácter disciplinado, sí les permite ser eficaces en los contextos en los que es importante ser preciso y meticuloso.

A nivel afectivo, estas personas pueden parecer frías y distantes, dado que el terreno emocional les produce realmente miedo; son incapaces de dejarse llevar y correr el riesgo de vivirlo y disfrutarlo.

A todo ello se suma la falta de empatía, una carencia que interfiere tanto en sus relaciones personales como laborales.  La gran dificultad por ponerse en la piel del otro, les impide comprender cómo los demás viven una situación.

también te puede interesar