Salud

VIH-SIDA

La epidemia mundial alcanzó un nuevo récord: 39,5 millones de infectados

Análisis de sangre
Análisis de sangre |

B. García |

En los 25 años que viene durando esta epidemia mundial, desde que en 1981 se descubrieron los primeros casos en la ciudad estadounidense de San Francisco, el sida mató más personas que la Segunda Guerra Mundial: 25 millones en total. Tres millones de personas murieron por esa causa sólo durante el año pasado y cada día hay 14 mil nuevos infectados por el virus.

 

Identificado desde un principio como una enfermedad difundida en comunidades gay con el desgraciado rótulo de «peste rosa» que se le dio entonces, el sida nació con un estigma a cuestas. Después se extendió a los adictos. Hoy es una falta total de responsabilidad ignorar las medidas preventivas, basadas en el uso del preservativo y en saber que no importa tanto con quién se mantengan relaciones sexuales, sino qué medidas se toman para evitar el contagio, que sólo se efectúa por contacto de la sangre con sangre o semen infectados y en menor medida con los fluidos vaginales.

 

La cantidad de personas infectadas está creciendo aceleradamente. En países como la India con una población de más de 1.000 millones de personas hay más de 7 millones, siendo éste el sitio donde hasta hace muy poco tiempo el VIH estaba prácticamente ausente.

El 72 por ciento de todos los casos de muerte por sida se registran en el sur de África. 2,1 millones de personas.

En América Latina, de 1,8 millones de personas que están infectadas con el VIH, 140 mil lo contrajeron en 2006. Un total de 65 mil personas murieron este año en la región a causa de la enfermedad. Las dos terceras partes de los infectados viven en los cuatro países más grandes: Argentina, Brasil, Colombia y México.

 

La única respuesta a la epidemia debe seguir construyéndose sobre la base de la prevención de la enfermedad. Hace falta campañas sustentables, en el testeo temprano para realizar el tratamiento y aumentar la sobrevida.

 

El virus ha tomado un marcado cambio de perfil, afectando a quiénes vienen siendo hoy las poblaciones más vulnerables al contagio de VIH: La epidemia es cada vez más femenina, más pobre y más joven.

A pesar de la gran información existente persisten los prejuicios, la ignorancia, el miedo y la discriminación. Sigue siendo la enfermedad que más rechazo social genera. El 60% de portadores del VIH ignora que vive con la enfermedad. Todavía hay muchos prejuicios sobre el tema del Sida, se cree que la persona que lo posee no se encuentra apta para trabajar y no es así. La discriminación laboral al portador de VIH no sólo le causa un impacto en lo económico, sino también en lo social y lo psicológico.

también te puede interesar