Salud

¿Cuándo renunciar?

No es un proceso fácil, es bueno luchar por lo que se ama o por lo que se desea, pero no hay que cegarse a la situación o al posible daño

¿Cuándo renunciar?
|

B. García |

Renunciar o darse por vencido está estigmatizado como lo peor que se puede hacer, para muchos este acto es un signo de debilidad de carácter, en general renunciar está muy mal visto, tanto que muchos soportan situaciones terribles durante años sólo por no hacerlo.

Es una de las decisiones más difíciles que se pueda tomar, sobre todo porque habrá mucha presión social y la mayoría de las veces un sentimiento profundo de culpa a pesar de que su renuncia muchas veces le pueda traer beneficios, paz mental y sobre todo abrirá puertas a nuevas oportunidades.  Esto no quiere decir que debe renunciar al primer intento o cuando las cosas empiezan a estar mal, sino que debe saber reconocer cuándo hacerlo.

Se hace muy difícil sobre todo cuando hemos invertido tiempo, dinero y pasión, incluso amor en lo que hacemos.  Nos dedicamos a nuestro negocio, empleo, pareja o lo que sea en cuerpo y alma y cuando las cosas no salen bien y más que beneficiarnos nos dañan, nos parece muy difícil simplemente alejarnos.

Frecuentemente nos preguntamos: después de todo lo que he pasado, del tiempo, de la inversión de los años:

-¿Es momento de renunciar ahora?

Aunque todo grite que sí, tristemente muchos deciden quedarse y soportar ya sea una mala situación laboral, una horrible relación de pareja e infinidad de realidades, nos condenamos a nosotros mismos a una situación que nos puede lastimar y que al final no nos lleva a ningún lado.

Renunciar no es un proceso fácil, es bueno luchar por lo que se ama o por lo que se desea, pero no hay que cegarse a la situación o al posible daño que nos está haciendo,  es por eso que antes de renunciar es bueno hacerse algunas preguntas y realizar algunos ejercicios:

Ser honesto consigo mismo acerca de la situación. La mejor manera de saber si nos estamos engañando a nosotros mismos atrapándonos en una situación potencialmente dañina es externalizar de algún modo la situación que vivimos y verla a la distancia, usualmente ayuda mucho escribir.

Escríbase una carta a sí mismo, como si fuese un amigo lejano y piense qué le recomendaría, esto le dará buena perspectiva sobre lo que quiere hacer. Realice una lista de pros y contras. Tómese tiempo para pensar, muchas veces las situaciones pueden parecer apremiantes, pero no hay nada como darse su propio espacio y tiempo para pensar y evaluar.

Si después de todo esto y a pesar del miedo, que es muy natural, decide renunciar, es posible que sea una buena decisión.

también te puede interesar