Salud

Adolescencia y atracción

El instinto inconsciente busca protección, por ello, se fija en sujetos fuertes, con carácter, egoístas, aventureros, seguros…

Adolescencia
|

B. García |

¿Por qué en la adolescencia nos gustan tanto los individuos malos?

Es la pregunta que muchos se hacen, sobre todo, cuando tienen problemas de pareja, por haber escogido a quien no les convenía y aunque sabían que era probable que les fuera mal, la atracción fue mayor que la razón. La predicción de que nos gustan los sujetos malos, se cumple más en la adolescencia. Sólo tenemos que ver en los colegios, los chicos más exitosos y que más ligan, suelen ser los líderes, con rasgos de egoísmo y narcisismo.

Según estudios se confirma que los alumnos con más éxito entre las féminas, son los más extrovertidos, inestables, con toques narcisistas, incluso un poco desagradables. Los hombres catalogados como los más atractivos, son los menos buenos, los que tenían más defectos en la personalidad. Los “malos” atraían a las féminas como relaciones inestables y pasionales, pero este éxito era a corto plazo, al final, para relaciones duraderas y estables, las mujeres sin problemas psicológicos, acababan escogiendo a los buenos.

Desde el punto de vista psicológico, se podría explicar el por qué gustan estos individuos. El instinto inconsciente de la mujer busca protección, por ello, se fija en hombres fuertes, con carácter, egoístas, aventureros, seguros, con don de liderazgo, incluso un poco desagradables.

Los “malos” tienen todas las papeletas para hacerle ver al instinto de una fémina que es un gran protector y que se sabe defender bien ante la vida. El deseo de estar protegida se lleva por dentro, incluso sin ser conscientes. Se deja llevar por los instintos y no desarrolla mucho la razón, aunque a veces no se trata de algo tan sencillo, la falta de autoestima también puede desencadenar que alguien se fije en quien no le trata bien, porque en su interior tiene grabado “esto es lo que me merezco”.

Conforme se van cumpliendo años, los sujetos presentan demandas muy diferentes, se vuelven más exigentes y valoran mucho más el interior y los buenos sentimientos.

Muchos cambian porque ya lo han pasado mal y han aprendido de los errores, otros porque se valoran más y buscan a alguien que no les traiga problemas. Con la edad, lo más lógico es que la razón tenga más fuerza que el instinto. Como en todas las facetas de la vida, nunca se puede generalizar, pues existen seres humanos de todo tipo, cada uno es un mundo y aun habiendo vencido ya la adolescencia continúan en la búsqueda de estos sujetos para canalizar sus carencias afectivas o vivir nuevas experiencias las cuales se encuentran en completa disonancia con su edad cronológica.

también te puede interesar