Salud

Cuando aparece el cáncer…

Siempre es una noticia sorpresiva y traumática, solo debe intentar mantener la calma y obtener toda la información posible

Cuando aparece el cáncer…
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Un diagnóstico de cáncer genera un gran impacto psicológico en la persona que lo padece y en todos los que están a su alrededor. Se trata de una enfermedad grave que suele tener un desarrollo impredecible. A veces, hay casos muy graves que finalmente culminan exitosamente; en otras ocasiones la enfermedad no está avanzada, pero es renuente al tratamiento y se va complicando hasta que culmina con la muerte.

El cáncer viene aumentando en todo el mundo. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que crecerá en algo así como un 57 por ciento en los próximos años. De 14 millones de casos que se diagnostican actualmente en el mundo, pasaremos a 22 millones en 2030. Así que este será un problema que muchas personas y familias deberán afrontar.

El diagnóstico de una enfermedad por sí sola origina una primera crisis en el paciente y su entorno. La persona que la padece pasará por un estupor inicial. Durante esta etapa tal vez el paciente y su familia, se nieguen a aceptar el dictamen médico. Buscarán segundas opiniones o tratarán de llevar a cabo nuevas pruebas, lo cual, en todo caso, es recomendable.

Hay que tener en cuenta que el diagnóstico no siempre se le comunica al enfermo directamente. La mayoría de las veces son sus hijos, cónyuges o padres quienes reciben la noticia. Gran parte de los médicos prefieren informar primero a la familia, como una medida de protección para el paciente. Pretenden que cuando éste lo sepa cuente con un entorno favorable para sobrellevar su nueva condición.

Frente a este punto hay gran polémica. En algunos casos, cuando la familia y los allegados viven en contextos sanos, se trata de una decisión acertada, pero si, por el contrario, el entorno familiar es disfuncional, la situación puede tornarse aún más compleja. Además, hay quienes abogan por una autonomía total del paciente desde el primer momento.

Siempre es una noticia sorpresiva y traumática la llegada de una enfermedad, cualquiera que sea. Frente a esto solo caben dos líneas de conducta: tratar de mantener la calma y obtener toda la información posible.

El cáncer, generalmente, es el resultado de un estilo de vida inadecuado. Así que seguramente deberá hacer ajustes en su rutina y concentrar todas sus energías en cuidarse, siguiendo las indicaciones de los médicos. Más que nunca, ahora es importante que se proteja emocionalmente. Aléjese de las situaciones conflictivas y procure conseguir apoyo para sobrellevar sus cambios de ánimo. Puede formular sus propias estrategias para manejar la situación, pero es aconsejable acudir a un especialista o a un grupo de autoayuda.

La familia es parte crucial en el proceso y también necesitará apoyo psicológico. Lo mejor es acudir al diálogo franco; que cada uno defina qué puede hacer y qué no; que se distribuyan las tareas de apoyo y eviten el enredo incesante sobre el tema. Si cada uno está bien, podrán ayudar con mayor eficacia. En la actualidad existen grandes posibilidades de combatir con éxito esta enfermedad.

también te puede interesar