Salud

Enemigos de la vida sexual

Las expectativas de cómo tiene que ser el encuentro y cómo debe de actuar el otro son un gran impedimento para el desarrollo de la vida sexual

Enemigos de la vida sexual
|

B. García |

El exceso de seguridad en una relación, es un gran enemigo para mantener el interés sexual hacia el otro. Se trata de descubrir, probar, buscar otras maneras. La rutina en la vida sexual puede llevar al aburrimiento o al hastío de lo conocido, desapareciendo el toque de misterio.

Ejemplo más común:

Mujeres que se centran en criar a sus hijos y toman la experiencia sexual de su pareja como otra carga diaria y hombres que se centran en el trabajo y asumen la experiencia de igual modo.

Si apareciera en su relación de pareja el llamado exceso de seguridad, debe asumir su responsabilidad al contribuir a ese alejamiento por no tener suficiente tiempo para su intimidad. Llame la atención de su pareja y tome la iniciativa para despertar el interés. El deseo mismo le ayudará, pudiendo ser un gran aliado para acercarse de nuevo.

Normalmente las mujeres asumen su papel de llevar las riendas de la casa, los hijos, el trabajo, etc. en exceso. Que las mujeres no quieran sexo es un prejuicio, lo que realmente sucede es que pueden estar agotadas de sentir hasta su propia sexualidad. Incluso no se sienten atractivas o eróticas ante sus parejas. Es por ello, que resulta fundamental que el otro le recuerde lo hermosa, erótica y excitante que es siempre.

Cuando en una pareja, uno está interesado en el sexo, acercamiento o erotismo, pero el otro no, se crea una sensación de anhelo, que siendo repetido puede llevar a la frustración. En este momento, hay que coger el toro por los cuernos inmediatamente e iniciar una conversación cercana y sincera acerca de remediar esta situación de manera súbita.

Si la situación de anhelo y más tarde de frustración, no se remedia de inmediato por la simple falta de comunicación y expresión de deseo de uno hacia el otro, puede llevar la relación al límite, teniendo como consecuencia una aventura o infidelidad, incluso también el divorcio o separación.

La infidelidad no siempre significa compensar o rellenar lo que le faltaba a una relación. En este caso, la infidelidad es una alarma para poner más energía en la regeneración de una relación.

Las expectativas de cómo tiene que ser el encuentro sexual o cómo el otro tiene que actuar, también son un gran impedimento para el desarrollo de una vida sexual plena. Al igual que las experiencias pasadas. Por ello es importante centrarse en el ahora y en el momento de disfrute con su pareja actual. Más allá de las expectativas y el pasado, se encuentra el ahora, ese encuentro de sensaciones y sentimientos.

El estrés y los cambios de estilo de vida o laborales también pueden influir. Someterse a situaciones estresantes, le fatigará, pudiendo influir en el deseo sexual.

El antídoto para eliminar este enemigo se encuentra esencialmente en el diálogo y la comunicación abierta y sincera, para que cada miembro de la pareja pueda encender la chispa y reaparezca la tan deseada vida sexual plena, la cual es de gran aporte en la construcción de la felicidad.

también te puede interesar