Salud

¿Es posible amar a 2 personas a la vez?

Emocional y biológicamente es posible enamorarse de dos personas, pero el doble amor suele durar poco

Amar a dos personas al mismo tiempo
|

Redacción Central |

Seguro que conoce algún caso, personas que viven al lado de su respectivo cónyuge a lo largo de muchos años o incluso toda una vida, mientras en mente han tenido otro nombre. Otro rostro, otro amor. No es preciso que haya existido infidelidad, en ocasiones podemos estar llevando una vida en común mientras nuestras ilusiones se escapan hacia esa otra relación que nunca pudo ser y sin embargo, sigue encendiendo fuertes emociones.

¿Se puede querer entonces a dos personas a la vez?

Si nos regimos por principios morales o filosóficos la respuesta sería no. La religión nos podría decir muchas cosas dependiendo del Dios en el que creamos, pero habitualmente tampoco es aceptable. Así que, dejando a un lado el telón de religiones y filosofías de la moralidad, la realidad más cercana nos demuestra que sí y que ocurre más veces de lo que pensamos.

En nuestra sociedad no está bien visto mantener un compromiso con dos personas a la vez. Por lo tanto no es concebible que alguien manifieste abiertamente que está enamorado de dos personas. Una realidad así suele conllevar bastantes problemas, sufrimiento personal y presión social.

Son muchos los casos que llegan a las consultas de los terapeutas, personas que simplemente, declaran que sí, que están verdaderamente enamoradas de dos personas, que sienten las mismas vivencias afectivas y cognitivas, la misma emoción en el estómago y el mismo deseo sexual.

En realidad estos sujetos sufren una polaridad simétrica donde no se excluye el conflicto. Un profundo conflicto porque ellos mismos aceptan que no es lo correcto. Que se está manteniendo un engaño con los dos amantes al no revelarle la verdad.

Emocional y biológicamente es posible enamorarse de dos personas, pero el doble amor suele durar poco, una bioquímica en ebullición demasiado vibrante para ser mantenida en el tiempo, a la que cómo no, hay que añadirle la presión social y en ocasiones el sufrimiento.

Vivimos en un mundo cada vez más libre de todo tipo de tabúes y estereotipos, pues nos queda pensar que en breve, no será más un sufrimiento para los individuos el informar a todos la existencia de una tercera persona, la cual también logra amar.

El ser humano cada día es más libre y el mismo pretende en su vida encontrar la felicidad de distintas maneras.

Si la felicidad de las personas consta de conductas las cuales no transgredan la seguridad y/o estabilidad física y emocional de los otros, no hay por qué criticarla, llegar al prejuicio, y por consiguiente a la discriminación.

Cuantos individuos no conocemos que son aparentemente “fieles” a su pareja, pero desgraciadamente su felicidad se basa en la humillación, implantación del terror o la destrucción constante de los otros.

Si se tiene como base la comunicación sincera y el diálogo abierto, muchas frustraciones o problemas en las relaciones interpersonales no existieran en nuestra vida.

también te puede interesar