Salud

¿Cuánto temor tenemos a la soledad?

El temor a la soledad producto de una percepción errada del individuo para con él mismo, es una de las grandes limitantes a la hora de enfrentarse solo ante cualquier situación

soledad_vencer_miedo
Temor a la soledad |

B. García |

Basados básicamente en las mismas preguntas, algunos seres humanos temen a la soledad:

-¿Quién se fijará en mí ahora y con esta edad?

-¿No puedo empezar nuevamente a esta edad?

Muchas personas, en especial, mujeres de edad mediana, suelen mantener un matrimonio de apariencia. Soportan infidelidades, maltrato verbal y psicológico.  Prohibiciones de compartir con sus familiares y amigos. Negativa para que ejerza la profesión y se mantenga en casa para criar a los hijos. Sin permitir, que alcancen metas profesionales, sociales, económicas en donde desarrollen sus talentos.

Esta situación produce angustia, tristeza, desesperación  en ocasiones, deriva en rabia y frustración para convertirse en apatía.  La relación de pareja se convierte en sofocante, restrictiva. Ambos se predisponen ante el mínimo intento de conversar. Las conversaciones son como hablar a oídos sordos.

La agonía de la relación llega al nivel de no compartir la intimidad física ante el vacío y la sensación de uso que siente la mujer. Las pocas que aún conserven sus amistades, suelen ser animadas a poner fin a la relación. Familiares y allegados se preguntan:

-¿Por qué no pone fin a la relación?

Una de las causas puede ser la falta de soporte afectivo o social por parte de la familia de origen. En el fondo, la mujer se paraliza ante el miedo a la soledad. En su mente, aparecen una y otra vez imágenes desoladoras en la vejez. Se ve sola y abandonada. Tales pensamientos aumentan el miedo. Permaneciendo inmóvil ante la vida que ve pasar frente a ella.

Algunos estudios refieren que el motivo de no poner fin a estas relaciones, es casi siempre el mismo: por mis hijos no lo dejo, pero resulta que no es una razón válida depositar en los hijos el peso por no decidir. Los hijos sufren viviendo la situación que para ellos también es asfixiante.

Hay matrimonios en los cuales el esposo asume todas las responsabilidades, anulando a su mujer en la toma de decisiones. Mujeres que nunca han realizado acciones por sí solas. Tampoco saben ejecutar trámites, ni nada que suponga el mínimo de contacto social. Fueron aisladas y lo permitieron, desarrollaron un sentimiento de minusvalía el cual creen no poder dejar, son extremadamente dependientes y la toma de decisiones nunca podrá realizarse.

Creen que no son atractivas, cuando es posible que ese sea su mayor encanto, no podrán rehacer sus vidas con estos pensamientos tan negativos de sí y toda situación le devendrá en conflicto.

No hay nada más real que el tiempo pasa para todos, tanto hombres como mujeres.

Muchos sujetos piensan que la persona que tienen al lado se merece algo mejor y no presenta la posibilidad de conseguirlo y sólo mediante el apoyo constante lo logrará, siendo esto un gran error, todos tenemos potencial para conquistar lo que nos propongamos, mientras se le dedique: tiempo, actitud y disciplina. Se puede apoyar, pero nunca de modo excesivo.

Este apoyo en toda instancia le crea a la persona una incapacidad creativa, de originalidad a la hora de poder desarticular problemáticas. Pierde su capacidad de auto validarse y todo esto es producto de su gran temor a estar solo y su percepción errónea de sí mismo. Se cree que sin el otro jamás obtendrá nada y comienza a vivir la vida de este ser.

El simple hecho de pensar en que mañana pueden estar solos les provoca un gran sentimiento de ansiedad, apatía e inseguridad. Prefieren que ese día no llegue así tengan que permitir ofensas, malos tratos, etc. Es muy típico en estos sujetos que se miren al espejo y prácticamente no se vean, dejan de realizar sus quehaceres y modifican sus hábitos en función del otro.

No deje que nunca nadie le diga cuáles son sus límites, créelos por sí mismo y vivirá sin temores. Todos somos poseedores de un gran potencial, sólo tenemos que proponernos salir a alcanzar conquistas sin temor a las derrotas, las cuales forman parte de la vida, nos hacen mucho más fuerte y siempre nos deja de regalo una experiencia.

La soledad en momentos forma parte de nuestra vida, hay que aprender a vivir con ella e intentar disfrutarla también. La lucha más grande en la vida, es el batallar con uno mismo, el día que deje de hacerlo, el mundo le gobernará.

también te puede interesar