Salud

Por qué existen los amantes

Los problemas de comunicación son la causa fundamental dentro de las relaciones de pareja

Corazón roto
|

B. García |

A pesar de que los límites para definir qué es una infidelidad a veces son controvertidos, podemos entenderla como la ruptura de un pacto de exclusividad afectiva y sexual, en la que alguno de los miembros de la pareja, tiene otra relación con una tercera persona.

Cuando de alguna manera el contrato, que puede o no haberse explicitado, se incumple, se atenta contra la confianza dentro de la relación, generando daños.

Históricamente no siempre ha sido socialmente reprobada e incluso ha habido épocas en las que ha sido aplaudida, especialmente en el lado masculino. Hasta cierto punto descifrable, por los matrimonios pactados sin que hubiera amor de por medio, el matrimonio era más entendido como un trabajo que como un lugar para el amor. En la mayoría de países del mundo estos matrimonios por pacto han terminado y con ello, la infidelidad ha pasado a otro plano.

La “fidelidad” se destaca en el amor, como su principal motor. Durante el enamoramiento, es casi imposible incurrir en una infidelidad, ya que los sentimientos hacia la otra persona son totales y no se tienen ojos para otro. De la misma forma, valores, como la confianza y creencias se basan en la fidelidad. Puedo controlar mis deseos, tengo más que perder que ganar, no haría lo que no me gustaría que hicieran, etc.

La culpa puede beneficiar a la fidelidad, por el temor de no soportar este sentimiento al engañar al otro. La causa más sana de la fidelidad es el compromiso adquirido con la pareja, que cobra más importancia una vez pasado el enamoramiento, ya que el contrato que se ha establecido con el otro, el afecto, compañerismo y respeto, son los que la sostienen.

Por otra parte, la infidelidad, producto mayormente por la falta de amor, obedece a situaciones donde el fuerte sentimiento que se tenía se ha perdido.

Le quiero pero no le amo

Dicha frase puede favorecer la idea de que al buscar a otra persona están siendo fieles a sí mismos y a lo que sienten, a pesar de engañar al otro.

Las causas fundamentales de la infidelidad tanto para el sexo masculino, como el femenino, radican en los siguientes aspectos:

-El aburrimiento y la rutina, la falta de estimulación, favorece a que el individuo  busque fuera lo que en casa no tiene. Esto es más frecuente en quienes requieren estimulación constante y que no encuentran o no promueven la motivación que necesitan en sus relaciones.

-Las elevadas expectativas de la relación, aspiraciones sumamente irreales y altas sobre lo que se espera del otro y de la relación, puede producir grandes decepciones que los distancien y lleve a buscar fuera ese “ideal” que las cumpla.

-La curiosidad por buscar lo novedoso y por probarlo todo, puede provocar que la persona decida ser infiel, es típica de adolescentes y jóvenes. Es posible también que personalidades reprimidas o de mucha timidez, encuentren más fácil atender al deseo de lo novedoso, que pedirle a su pareja que cambie o prueben hacer algo diferente.

-Insatisfacción en el área sexual de la pareja, puede favorecer la idea de intentar buscar otro compañero más compatible que le permita la satisfacción.

-Los problemas de comunicación son la causa fundamental dentro de las relaciones de pareja, se esconden en vez de enfrentar los problemas, le temen al diálogo abierto, gran temor a la separación. Se generan resentimientos y diferencias acumuladas dentro de la relación que producen la pérdida progresiva de interés por el otro.

Todos los problemas referentes a las relaciones de pareja presentan solución si a tiempo se descubren y se llega a un consenso, ya sea para el mejoramiento de la relación, así como para su culminación de manera racional.

Es cierto que en ocasiones las relaciones llegan a un punto donde la mejor opción es la que ninguno desea, o al menos una de sus partes: la llegada de la separación.

Esta es vista como una gran derrota o frustración por parte de muchos individuos. Cuando los sujetos se autovaloran adecuadamente y vivencian que existe un obstáculo en su vida, que desgraciadamente es la persona que tienen a su lado o por otra parte les resulta prácticamente invisible esa persona, la cual jamás se le hace notar en su desarrollo, debe de ser cambiada esta percepción errónea de la realidad y dejar a un lado ese temor que tienen a la separación.

No olvidemos que la vida es una sola a diferencia de las relaciones que son de 2 personas (clásicamente) y se construyen con el fin de poder realizar las tareas de modo más fácil y armonioso en función de la evolución y desarrollo de sus miembros.

Comuníquese siempre con su pareja sin temores, mediante diálogos abiertos, exponga sus criterios, temores y vivencias. No se limite a relaciones basada en conceptualizaciones morales, sea feliz y hágase notar siempre en lo positivo.

también te puede interesar