Salud

La escoptofilia

La actividad de voyeurismo ocurre de modo anónimo, lo que hace que la enfermedad sea difícil de notar y diagnosticar

Escoptofilia o voyeurismo
Escoptofilia o voyeurismo |

Redacción Central |

La escoptofilia o el voyeurismo es un trastorno de las inclinaciones sexuales, que se caracteriza por la inclinación recurrente o persistente a mirar a personas realizando actividades sexuales o que están en situaciones íntimas, acompañada de excitación sexual y masturbación. El individuo no desea descubrir su presencia ni existe deseo de relación sexual con las personas observadas.

Si bien la causa exacta de voyeurismo aún no se ha descubierto, desde el 2011 existen diversas teorías que buscan determinar la base de esta enfermedad. Una teoría común es que el voyeurismo en los hombres resulta de los elevados niveles de testosterona. En algunos casos, este tipo de comportamiento comienza debido a abusos durante la infancia o a la disfunción familiar. En otros casos, el comportamiento se puede derivar de una observación inicial accidental de una persona o personas desprevenidas que llevan a cabo actividades sexuales.

El voyeurismo es mucho más común entre los hombres que las mujeres, sin embargo, no se sabe exactamente cuántas personas son verdaderos voyeurs. La actividad de voyeurismo ocurre de modo anónimo, lo que hace que la enfermedad sea difícil de notar y diagnosticar. Para un diagnóstico exitoso, la persona debe reunir determinadas condiciones que conforman los síntomas de la enfermedad.

Los síntomas incluyen excitación al observar los actos sexuales de personas desprevenidas, experimentar fantasías sexuales intensas, recurrentes, comportamientos sexuales que afectan el funcionamiento diario del individuo y causan problemas importantes en su vida social.

En la mayoría de los casos, el paciente que sufre de este trastorno no puede controlar sus necesidades sexuales desviadas y puede no tener la intención de hacerlo. El voyeurismo tiende a ser una enfermedad crónica que por lo general se transforma en el modo principal del individuo de obtener su gratificación sexual.

Lo más alarmante es que esta enfermedad comienza como mirones, luego como exhibicionistas, siguen como paidofílicos y así progresivamente, frotadores, acosadores, abusadores y por último hasta violadores sádicos.

también te puede interesar