Salud

Cuando las enfermedades se encuentran en la mente

La hipocondría es un trastorno ansioso en el cual las personas se imaginan a partir de una pequeña molestia o dolor, que tienen una enfermedad grave

Hipocondría
La hipocondría es la preocupación, el miedo a padecer o la convicción de tener una enfermedad grave |

Redacción Central |

La hipocondría es un trastorno ansioso en el cual las personas se imaginan a partir de una pequeña molestia o dolor, que tienen una enfermedad grave. La característica esencial de la hipocondría es la preocupación, el miedo a padecer o la convicción de tener una enfermedad grave, a partir de la interpretación personal de alguna sensación corporal u otro signo que aparezca en el cuerpo. Puede ocurrir por ejemplo, con lunares, pequeñas heridas, toses, incluso latidos del corazón, movimientos involuntarios o sensaciones físicas no muy claras.

Aunque el médico le asegure que no tiene nada, el hipocondríaco solamente se queda tranquilo un rato, pero su preocupación vuelve de nuevo. La interpretación catastrófica de los signos corporales es el mecanismo por el que se dispara la hipocondría. Se sabe que este trastorno afecta a menudo a ambientes familiares, es decir, que muchos miembros de una familia tienden a estar afectados. Esto nos puede indicar que hay familias que son especialmente sensibles y están muy inclinadas hacia la interpretación de los signos de enfermedad en todos los ámbitos de su vida.

Durante las reuniones familiares no se habla más que de enfermedades, se comenta constantemente si se está bien o mal, se vive con muchísima angustia cualquier signo de enfermedad en alguno de los familiares, vecinos y personas más allegadas. De esta forma los miembros de la familia aprenden a interpretar de esa forma cualquier signo corporal y lo asocian con angustia, miedo o ansiedad. Es una interpretación que hace el sujeto de su cuerpo donde existe también una predisposición genética.

La angustia del hipocondríaco puede llegar a interferir en su vida cotidiana. Piensa todo el día en su molestia, se obsesiona con lo que cree tener, no se concentra en el trabajo y tiene problemas en la interacción con los demás debido a la constante verbalización de sus síntomas.

La sintomatología más típicamente hipocondríaca es la sugestiva, la cual la experimenta acompañada de una especial alteración negativa de su estado de ánimo, sumamente desagradable y que le hace colocarse en una actitud fóbica frente a sus molestias, de las que siempre cree que son el comienzo de enfermedades graves. El hipocondríaco acaba renunciando a casi todo, para consagrarse a cuidar su enfermedad imaginaria se convierte en: enfermo imaginario.

En ocasiones la vida nos da la posibilidad de no padecer de ningún hándicap físico o mental y nos llena de plena salud, pero nosotros mismos complicamos la única vida que tenemos con ideaciones negativas, con falsas percepciones e interpretaciones de nuestro organismo, haciéndonos infelices y viviendo basado en la falsedad y la búsqueda de enfermedades no existentes.

también te puede interesar