Salud

Hombre vive con cabeza al revés desde hace 37 años

Tenía destinado vivir solo un día, pero hizo su licenciatura en contabilidad y ahora se dedica a impartir discursos motivadores

Claudio Vieira de Oliveira
Claudio Vieira de Oliveira |

Redacción Central |

Como un ejemplo de tenacidad por la vida, el brasileño Claudio Vieira de Oliveira, de 37 años de edad, nació con artrogriposis múltiple congénita, una enfermedad que causó que  sus extremidades se doblaran en forma de curva, pero no ha renunciado a sentirse útil.

Los doctores le dijeron a su madre cuando nació en Monte Santo, Brasil, que solo tenía destinado vivir 24 horas.

La misma enfermedad causó que su cuello se doblara, y por ello, los doctores sugirieron a la madre que lo dejara morir de hambre.

Artrogriposis congénita es una enfermedad poco frecuente que provoca articulaciones curvadas en varias áreas del cuerpo al nacer. Es causada por varios factores, incluyendo la falta de espacio en el útero, anomalías musculares, alteraciones nerviosas, problemas de circulación sanguínea. La condición está presente en aproximadamente uno de cada 3,000 bebés y por lo general se detecta antes del nacimiento.

Sin embargo, después de 37 años, el hombre brasileño vive con la cabeza doblada hacia atrás y al revés, con todas sus extremidades dobladas y con una motivación que supera toda adversidad que podría enfrentar, lo cual ahora destacan numerosas medios digitales en internet.

A los 8 años, Vieira de Oliveira comenzó a caminar sobre sus rodillas, y fue entonces que le pidió a su madre poder ingresar a la escuela.

Desde pequeño, le enseñó a  hacer las cosas como los demás, sin tratarlo de diferente manera. Dice su madre que es por eso que él nunca se ha dado por vencido.

De Oliveira realiza todo, desde escribir y contestar el teléfono con el uso de su boca, comprobando que todos los doctores estaban equivocados al determinar su periodo de vida.

“He aprendido a encender el televisor, recoger mi teléfono celular, encender la radio, el uso de Internet, el ordenador, todo lo hago por mí mismo”.

Claudio, con una pluma en la boca, opera celulares y un ratón de ordenador con sus labios y usa los zapatos hechos especialmente que le permiten pasear por la ciudad.

‘A lo largo de mi vida tuve la oportunidad de adaptar mi cuerpo al mundo. En este momento, no me veo a mí mismo como diferente. Soy una persona normal. Yo no veo las cosas al revés. Esta es una de las cosas que siempre hablo en mis intervenciones como orador público”, comentó.

Ahora, gracias a su perseverancia, logró graduarse como contador en la Universidad Estatal de Feira de Santana, se dedica a su carrera y a dar discursos motivadores.

también te puede interesar