Salud

Eyaculación, un asunto de pareja

En ocasiones, debido a problemas de uno de los miembros de la pareja no se alcanza el placer total durante el acto amoroso

Eyaculación precoz
Eyaculación precoz |

Redacción Central |

El acto amoroso tiene varias etapas, a través de las cuales una serie de factores accionados por la mujer y el hombre contribuyen a alcanzar un nivel deseado en el encuentro corporal, para consumar la relación de pareja.

Esa consumación o clímax amoroso se consolida con el coito, pero a veces uno de los protagonistas de la escena amorosa presenta alguna dificultad, que impide que la pareja alcance el placer total.

Una de las dificultades que más afecta el placer sexual durante el coito es la eyaculación, pero si esta no se produce en el momento preciso, la insatisfacción trastorna la relación amorosa.

La eyaculación -que es la emisión del semen- que debe ir del cuerpo del varón al de su dama, a veces se produce antes (precoz), o después (tardía) durante el coito. Ambas afectan, aunque la que más enfrentan las parejas es la precoz.

Según los psicólogos, esta no es una enfermedad, sino una falta de aprendizaje en la respuesta sexual placentera, que el hombre debe dar a su pareja.

Algunas causas del trastorno

La eyaculación precoz puede aparecer a cualquier edad, pero es más común en adolescentes y los hombres jóvenes, por ello se considera que está más relacionada con la novedad de la experiencia sexual, que con la edad.

La mayoría de los hombres sufrirá este trastorno en algún momento de sus vidas, sin que deba considerarse preocupante.

Estadísticas dadas a conocer por organismos regionales sitúan entre el 15 y el 30 por ciento la cifra de personas sexualmente activas que enfrentan ese tipo de dificultad en la población mundial.

Los expertos se basan en ese por ciento, para afirmar que la eyaculación precoz es uno de los trastornos masculinos que más afecta a las parejas.

Esta dificultad no es fácil de determinar. El diagnóstico se establece cuando el problema persiste más de seis meses.

Y aunque depende del control del hombre, la respuesta orgásmica de la mujer también es importante. Antiguamente se consideraba que la eyaculación precoz se debía sólo a causas psicológicas y que era un asunto de hombres jóvenes o inexpertos, pero la realidad muestra otros motivos.

Especialistas en estos temas se refieren a una predisposición innata a eyacular con rapidez e indican que ese mecanismo también falla debido a problemas biológicos.

Destacan que en experimentos realizados en laboratorio se probó la existencia de un bajo nivel en el organismo, de una sustancia química llamada serotonina, que se halla en el cerebro.

Indican que, la serotonina es un neurotransmisor que juega un papel muy importante en el humor, sueño, dolor, la ansiedad y la conducta sexual.

Explican que las infecciones urinarias, lesiones de la médula espinal, la diabetes mellitus, inflamación de la próstata, entre otras, pueden ser causas de la eyaculación precoz.

Añaden que además está asociada a otros síntomas, como la ansiedad y la depresión, el sentimiento de culpa, y el miedo a no ser un buen amante.

Todos esos sentimientos negativos se unen a fallos en el control de la eyaculación, lo que provoca frustración.

Medidas para solucionar el problema

Algunos sexólogos opinan que a veces se complica con una disfunción sexual eréctil. En ocasiones, los hombres que padecen este trastorno tratan de enfrentarlo con soluciones incorrectas.

Recurren a los deportes, pellizcos, distracciones imaginativas, maniobras que -según los galenos- agudizan el trastorno eyaculatorio.

A fin de enfrentar el problema, los especialistas recomiendan que se resuelva en pareja, ambos miembros deben acudir a la consulta de orientación y terapia sexual, para escuchar las recomendaciones de personas calificadas.

Los sexólogos norteamericanos Masters y Johnson, autores de numerosos libros sobre sexualidad humana, indican que el mejor método para controlar la eyaculación es aprender a identificar las sensaciones que llevan al orgasmo.

En la cura de este trastorno se combinan una terapia de ejercicios con el consumo de medicamentos antidepresivos. Pero además se dialoga sobre el cuerpo humano y las diferentes respuestas al estímulo sexual.

La combinación de estas respuestas, ayudarán a tener control sobre la eyaculación -que es sin dudas- un asunto de pareja.

también te puede interesar