Salud

Tabúes de la muerte

La muerte no es tema que salga a relucir en una conversación normalmente. Es el tabú de nuestros días y aún más tabú resulta hablar de prepararse para ella

La Muerte
La Muerte |

Redacción Central |

La Muerte es un tema tabú, es el fin de la fiesta que es la vida. No es tema que salga a relucir en una conversación educada y de buen gusto. Es el tabú de nuestros días y aún más tabú resulta hablar de prepararse para ella.

La muerte no es un evento natural, como se considera en ocasiones, pues no existe algo que se llame muerte natural, puesto que todo lo que le pase al hombre es algo externo, no de él propiamente. Si bien es cierto que todos los hombres han de morir, cada una de estas muertes, será un accidente y aunque este lo sepa, sigue siendo una sorpresa la llegada de su fallecimiento. 

El tener que morir es un hecho cierto, pero ni siquiera esta percepción puede ahogar con su angustia la belleza que rodea la vida de un ser humano y menos aún, aceptar que no pueda seguir disfrutando de su vida.

Existen distintas percepciones sobre la muerte. El hombre siempre se ha planteado qué sucede después de su fallecimiento. Las disímiles respuestas se encuentran mayormente arraigadas a las creencias de los individuos.

-Los ateos creen que al morir dejamos de existir. No hay vida después de la muerte ni un alma eterna que continúa hasta la eternidad. Lo único que podemos esperar es nuestra muerte inevitable, la futura muerte de la humanidad y del universo.

-Las religiones orientales y de la Nueva Era apoyan una visión panteísta del mundo, enseñan que cada uno atraviesa un ciclo infinito de reencarnaciones hasta que se rompe este (ciclo). La forma que tome una persona en la vida siguiente dependerá de la calidad de la vida anterior.

-Los que sostienen religiones animistas o tribales creen que después de la muerte el alma humana permanece en la tierra o viaja para reunirse con los espíritus de los ancestros que yacen en el submundo, también llamado el reino de las sombras. Durante toda la eternidad vagan a oscuras, sin experimentar gozo o desolación. Se puede llamar a los espíritus de algunos muertos para ayudar o atormentar a los que están en la tierra.

-El Islam enseña que al final de los tiempos Dios juzgará las obras de todos los hombres. Aquellos cuyas buenas obras son más que sus malas, entrarán en el reino de los cielos. El resto quedará sentenciado al infierno. El Corán indica que en el cielo los hombres tomarán vino y recibirán las atenciones de doncellas celestiales y que podrán tomar a varias de estas doncellas por esposas.

Todos debemos en algún momento de nuestras vidas enfrentarnos a la enfermedad, el sufrimiento y la muerte; la mayoría de las veces sin estar preparados, ya que estas circunstancias son consideradas como algo sin sentido, como un fracaso. Se ha desocializado la muerte.

Socialmente queremos creer que podemos entender y aceptar la muerte, pero la realidad no es así; somos una sociedad egoísta y nos autoexigimos cumplir con ese instinto de conservación que tiene el ser humano, originado en el anhelo inconsciente de ser eternos. La realidad es que crecemos con la muerte como enemiga y como cualquier cosa poco deseable la evitamos, antes, durante y después de que ocurra, dándole una connotación de tabú y en el peor de los casos negándola. 

Las personas mueren de diferentes enfermedades, en diferentes circunstancias y ámbitos culturales, con distintos niveles de conciencia y percepciones de lo que constituye una buena muerte para ellos.

también te puede interesar