Salud

Misoginia y misandria, contrapartes sexistas

Misandria y misoginia son dos términos indicadores de conducta humana que expresan violencia y odio al género masculino y femenino respectivamente, ambas conductas se expresan de manera simple y bastante común en la sociedad humana, muchas veces no bien percibidas como conducta anormal

Igualdad de géneros
|

Redacción Central |

La misoginia: Es la aversión u odio a las mujeres, la tendencia psicológica que consiste en despreciar a la mujer como sexo y con ello todo lo considerado como femenino. Por otra parte la Misandria; hace referencia al odio o aversión hacia los varones. Problema cultural vinculado a las justas luchas de la mujer para alcanzar la igualdad de géneros, negada por milenios, dado el machismo reinante. Se la considera como la contraparte sexista de la misoginia.

Según estudios la misoginia es una cuestión interna, no es innata y está arraigada fuertemente a la personalidad del individuo. Esta es una respuesta del por qué al rechazo de la homosexualidad en los varones, viene implícita esa fuerte carga de valores desvalorativos y menosprecio a todo lo que contenga carácter femenino.

Las conductas misóginas están profundamente estudiadas desde los tiempos de Freud, los misóginos son individuos que sufren una especie de represión interna que los convierte involuntariamente en seres perversos, que se ensañan despiadadamente con su pareja o con quienes consideran sus adversarios o competidores. Estos sujetos se caracterizan por hostilizar o agredir física, verbal o mediáticamente, principalmente a las mujeres; son personas con tendencias a resolver sus diferencias a golpes o bajo algún tipo de violencia.

Por otra parte:

El origen del odio a los hombres (Misandria) es una cuestión social y familiar aprendida de experiencias negativas, que se proyectan a todo el género. Las imágenes del sexo opuesto que se difunden en los medios de comunicación refuerzan este odio en el ámbito social.

Las conductas misándricas, son las de anulación a la pareja en actividades sociales y familiares; buscando destacar, controlando la forma de pensar, sentir y conducirse, mediante la utilización táctica de intimidación, comentarios denigrantes, insultos y otras actitudes para que el hombre se sienta incapaz y devaluado. Los ataques se expresan con gritos y amenazas, estallidos de cólera, insultos y críticas constantes.

Tanto la misandria como la misoginia son conductas violentas por parte de los seres humanos en la sociedad, pero en ocasiones no es percibida como actitud violenta la conducta misándrica. Pues estas conductas son menos vistas en la actualidad. La legislación contra la violencia de género está apuntada a defender a mujeres y hombres de sus propias parejas en caso de existir agresiones en el ámbito doméstico, pero parece que los medios de comunicación han olvidado la violencia contra el hombre y dedican sus páginas casi exclusivamente a las mujeres.

también te puede interesar