Salud

¿Cómo se clasifican los trastornos mentales?

Estas enfermedades generan aislamiento social, inactividad, abulia, desorden en el ritmo de la vida y comportamientos violentos que llegan a intentos de suicidio

Trastorno mental
|

Redacción Central |

En Psicología y Psiquiatría se clasifican los niveles de manifestaciones psicopatológicas según la severidad de las afecciones mentales, estos son: neurosis, psicosis, nivel deficitario y nivel psicopático.

En general estas enfermedades generan aislamiento social, inactividad, abulia, desorden en el ritmo de la vida y comportamientos violentos que llegan a intentos de suicidio o de homicidios. Los trastornos difieren muy ampliamente, abriendo un gran abanico a la hora de llevar a cabo una investigación o de tratar a un paciente con tal enfermedad.

La Neurosis se caracteriza por una crítica de la enfermedad (es decir el individuo observa que su comportamiento no es el idóneo y puede llegar por sus propios medios a consulta), la afectación discreta de la adaptación creadora al medio y predominante de la esfera afectiva.

Mientras en la Psicosis, se pierde la crítica de la enfermedad, la adaptación de la actividad creadora se daña notablemente (frecuente necesidad de hospitalización), se afectan casi todas las funciones psíquicas. Se observa la aparición de alucinaciones o delirios que distorsionan la realidad.

El Nivel Deficitario requiere su abordaje en las capacidades intelectuales del sujeto, las cuales pueden estar limitadas desde edades tempranas, a partir de los 12 años, este es el caso de los Retrasos Mentales o reducirse después de haber alcanzado su desarrollo normal, como las Demencias. Esquirol (Médico Francés fallecido en 1840) lo llamó como los pobres que siempre fueron pobres (Retrasos Mentales) y los ricos que ahora son pobres (Demencias).

Mientras que el nivel psicopático se refiere a las manifestaciones psicopatológicas consistentes en patrones de conductas inadaptativas, o sea, comportamientos como la desconfianza, la rigidez, el narcisismo, la dependencia, la inconsistencia y otros que limitan en algún grado la adaptación creadora del sujeto a su medio e implican sufrimiento para él o para quienes lo rodean. Este se refiere a cualquier tipo de trastorno de la personalidad.

Como se ha observado es bien difícil la clasificación de las anomalías mentales o conductuales, debido a la similitud existente entre muchas de ellas, es por ello que en ocasiones son mal denominados algunos trastornos que limitan un tratamiento satisfactorio.

también te puede interesar