Nicaragua

Detalles del Momento: Hacia el 7 de noviembre

Esta campaña electoral será profundamente mediática a través de espacios como la radio, televisión y redes sociales

Moisés Absalón Pastora
Moisés Absalón Pastora |

Moisés Absalón Pastora |

El pasado 25 de septiembre arrancó formalmente la campaña electoral para todos los partidos políticos que se medirán el próximo 7 de noviembre. Sin embargo, la Alianza Unida Nicaragua Triunfa, que encabeza el Frente Sandinista de Liberación Nacional, lo hace oficialmente desde hoy 4 de octubre como un homenaje al General Benjamín Zeledón.

El FSLN determinó andar la ruta final hacia las elecciones este 4 de octubre porque desde lo que nos representa la dignidad nacional esta fecha es más que emblemática porque la marcó aquel que nació para inspirarnos la libertad y murió para legarnos la libertad en una lucha a muerte con el enemigo de la humanidad, el imperialismo norteamericano.

Benjamín Zeledón es un ícono en la galería de los gran pro hombres de Nicaragua y un estandarte que, aquellos que hemos sido inspirados por su gesta, estamos en la obligación de levantar, de apropiarnos de el y de mostrarlo como una de las insignias que las nuevas generaciones también deben hacer suyas porque representan la nobleza más pura del amor por la patria como máxima expresión del desprendimiento personal.

Este 4 de octubre comenzamos a andar el último trecho que nos conduce al 7 de noviembre porque se cumplen 109 años de la muerte del General Benjamín Francisco Zeledón Rodríguez. Coincidentemente nacido en una Nicaragua bajo la ocupación imperial y asesinado el mismo día por los invasores y sus lacayos nacionales, pero, para que de esa forma también comenzara la expulsión de las fuerzas interventoras por aquel otro general que viendo arrastrado y lacerado el cuerpo de Zeledón decidió gritar Patria Libre o Morir.

Una campaña electoral es un esfuerzo hecho por un partido y un candidato para ofrecer una propuesta a ejecutar por un individuo que tiene como fin ganar el apoyo de los electores en el periodo que precede al día de la elección.

Así las cosas, dentro de la candelarización de todo el proceso, los candidatos recurrían, antes de la pandemia que lo vino a cambiar todo, a una diversidad de técnicas para atraer votantes, desde comparecencias en público y mítines hasta el uso de publicidad en los medios masivos de comunicación.

Eso ahora cambió en el mundo y Nicaragua por supuesto no es la excepción. Estas elecciones del 2021 serán totalmente diferentes a cualquier otra en el pasado. Para sus efectos hay una decisión tomada por las autoridades de salud que fueron trasladadas al Consejo Supremo Electoral para su implementación y que conllevó al recorte de la campaña en sí para todas las organizaciones políticas.

No veremos como antes manifestaciones multitudinarias en plazas públicas, ni caravanas, ni pintas publicitarias que manchaban las paredes ni nada que se le parezca y a lo sumo se autorizarán mini asambleas que no podrán sobrepasar las 200 personas y en lugares amplios para que se guarde el distanciamiento correcto y en el que también se aplique las medidas de bioseguridad que serán de estricta observación.

Esta campaña electoral será profundamente mediática a través de los espacios de penetración masivos como la radio, la televisión y las redes sociales y aquellos que llevan a candidatos que nadie conoce y que además cargan la enorme dificultad de posicionar, aunque sea un solo mensaje en los 35 días que restan para las elecciones, porque cinco de los seis competidores, que en su conjunto representan el oposicionismo, vieron pasar años y nunca fue posible escucharlos haciendo una sola propuesta.

Durante lo que será la campaña para esos cinco partidos sus candidatos buscaran cómo competir por el segundo lugar haciendo llegar mensajes, digo yo desesperados, para motivar a los electores que dicen tener, pero que en silencio saben que esta ya es una elección perdida para ellos porque se enfrentan a un Frente Sandinista que ya es un súper ganador porque contrario a los que dicen ser sus contrincantes este no es un partido electorero sino un partido transformador y con historia.

Pienso en lo personal, dada la vital importancia que el gobernante FSLN concede a la seguridad, a la estabilidad, como factores de paz en la nación, que el mensaje de la Alianza Unida Nicaragua Triunfa, sin duda alguna se centrará en hacer de lo que resta y del día mismo de las elecciones una enorme fiesta cívica que sirva como marco de referencia de lo que vendrá después.

En esa línea todos debemos demandar que en lo que resta del proceso, así como ha sucedido de previo, el elemento común sea el respeto y que cada quien, desde las herramientas que tenga a mano se dedique a convencer y no a imponer, a sumar no restar, a multiplicar no a dividir y creo que a esos cinco partidos que piensan le echaran la vaca al FSLN es lo que más les conviene porque incluso, la misma membresía dispersa que aún les queda, es lo que espera de ellos, porque pasado el tiempo en el que fueron incapaces de unirse, además de nunca proponer nada, se la pasaron hablando de odio y de violencia y ese discurso tóxico llega hasta lo más profundo de la médula porque nunca el odio fue arma de conquista ni de convencimiento.

El Frente Sandinista de Liberación Nacional, a la cabeza de la Alianza Unida Nicaragua Triunfa, contrario a los demás, no tiene necesidad de hacer campaña política, primero porque no es un partido electorero y segundo porque todo lo que se le puede ocurrir a los demás para prometer lo que no serán capaces de cumplir ya el FSLN lo hizo y por mucho y sin ofrecerlo.

En este programa siempre estamos hablando de las cosas buenas que todos los días se inauguran en Nicaragua y no son cositas sino obras de un alto valor estratégico que ni los más acérrimos enemigos de Daniel Ortega han sido capaces de poder invisibilizar porque nada de lo que sea hecho es pequeño y solo Dios y únicamente Dios, con su inmenso poder puede desaparecer.

Para el Frente Sandinista su campaña no será ofrecer o prometer, sino que, desde la transformación que ya hizo del país conducirnos a la profecía aquella que anunciaba que Nicaragua sería luz para las naciones y que en medio de las adversidades se levantaría altiva parta convertirse en un referente potenciado de progreso y de bienestar para su pueblo.

El Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidente Rosario Murillo ya están electos y lo único que atrasa para formalizarlo son las elecciones y toda Nicaragua con su voto debe conferirles la legitimidad que requieren para que nos sigan haciendo soñar y lo digo así porque después que terminó la guerra y a partir de 1990 se sucedieron 17 años de gobiernos neoliberales lo que vivimos fue una verdadera pesadilla donde lo poco o nada que se producía terminaba en la bolsa de los corruptos que nos arrancaron la esperanza y sumieron en la más extrema pobreza a la nación.

A partir del 2007 eso es historia y desde entonces han querido bajar con balazos, asesinatos, crímenes y agresiones a los transformadores de la Nicaragua del presente porque hoy nuestro país es un mal ejemplo para otros procesos políticos de América Latina que han visto cómo desde aquí se puede cambiar a una nación con poco y haciendo mucho.

A partir de hoy entonces y hasta el 3 de noviembre que entramos al silencio electoral estaremos hablando de las bondades de una revolución en paz que desde el desarrollo de su auténtica y genuina democracia nos está conduciendo a un futuro que ya otros países de nuestro hemisferio quisieran.

Por una nación digna, soberana e independiente tu voto es por el FSLN.

QUE DIOS BENDIGA A NICARAGUA.
mem

también te puede interesar