Nicaragua

Nicaragua, Sandinismo hace 42

El sandinismo es una arquitectura en constante actualización pero con puntos cardinales inquebrantables

Sandinistas
Sandinistas |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Sandino ha vuelto a Nicaragua desde hace 42 años. Desde 1979 se escribe una historia sin miedo al aburrimiento y sin esperanza de descanso. 42 años del FSLN que se traslapan e integran con la historia de Nicaragua. El sandinismo sin Nicaragua y el caso nicaragüense fuera del sandinismo no son imaginables.

El sandinismo es una arquitectura en constante actualización pero con puntos cardinales inquebrantables. Lucha contra la pobreza, desarrollo inclusivo, independencia, construyendo una sociedad equitativa. Una sociedad que se basa en valores compartidos, en la responsabilidad colectiva, en la supremacía de nosotros sobre el ego. De hecho, el sandinismo no es la simple, aunque fundamental, enumeración de sus éxitos: fue y es ideología y práctica, ética y misticismo revolucionario, identificación del destino de cada uno con el de todos y el de todos con el de la patria. De alguna manera fue y es la religión civil del país.

Las etapas de la Revolución

El primero comienza con la entrada de la guerrilla en Managua. Los años llegaron descarados y emocionantes: los analfabetos aprendieron a escribir y los mudos a hablar, los campesinos aprendieron a caminar con la mirada alta y la alegría se apoderó de todo lo que corría por las venas del país. Una aventura extraordinaria, un sueño colectivo que veía a hombres y mujeres como iguales, pobres y ricos con igual ciudadanía. Pero la idea de que los nicaragüenses mandaban en Nicaragua no fue digerida en Washington y los años siguientes hubo que contrastar revolución con terrorismo. En el país, la diferencia fue entre quienes defendían la patria agredida y quienes, por lucro y odio, estaban con el agresor.

La resistencia a la agresión era en sí misma un proyecto. Trajo la democracia popular como dote y también lo demostró cuando llegó el momento de entregar el país a quienes habían ganado las elecciones. En enero de 1990 el FSLN demostró cumplimiento de las reglas aun cuando se trata de inconvenientes. Por primera vez en la historia, una Revolución cedió el poder sin luchar. La gobernanza sin la legitimidad de la mayoría no era una opción. Como en los diez años de guerra que terminaron con un sandinismo nunca ganado, el FSLN dio una lectio magistralis sobre democracia. Lejos de los que sueñan con golpistas para quitarles el poder a quienes ganan y entregárselo a quienes pierden.

La segunda etapa tomó la forma de la oposición. Tuvimos que aprender que nada es para siempre, que ni siquiera una Constitución tiene valor real si no se defiende todos los días. Para no cancelar diez años de revolución, el FSLN tuvo que empezar de nuevo desde abajo y dictar la agenda política del país en defensa de las conquistas revolucionarias. La lucha se calentó y un puñado de sandinistas de apellido oligárquico decidió que era hora de transformar al FSLN en una alternancia compatible con el liberalismo. Pensaron en convertir el sandinismo en una reliquia del libro de historia, fijando su espíritu rebelde a la única derrota de Somoza, declarando cerrada la temporada del socialismo y la nueva Nicaragua.

Se aliaron con el liberalismo ofreciendo votos parlamentarios para permitirle privatizar la riqueza y socializar el hambre. Votaron inhibiciones electorales por conveniencia y firmaron la ley electoral a la que hoy se oponen: no imaginaban que algún día pudiera ser un obstáculo para ellos. Inauguraron la temporada de los derechos pagados: los que primero se alfabetizaron, aceptaron que la educación se convirtió en una opción para los que podían gastar y aplaudieron a la ministra Belli que sacó el tarro de leche a los niños que iban a la escuela. En ese caso, la Mona Lisa de los editores, oradora a través de libros de todos sus amores, no sintió que debía desesperarse: el crimen lo cometió su hermano Umberto, del Opus Dei, uno de los personajes más cínicos de la política nicaragüense.

Estos «ex guerrilleros», a quienes la prensa occidental define como «ex sandinistas» olvidando que lo fueron durante 10 años pero que han sido liberales y aliados de la extrema derecha durante 30 años, se instalaron de inmediato en el nuevo mundo. De la lucha contra el imperialismo pasaron rápidamente a su servicio, mientras Daniel Ortega recorría todo el país para reconstruir el FSLN.

Para que la derrota electoral no se convierta en un colapso, para evitar que se establezcan las condiciones de una oposición permanente y sin salida, aprovechando las divisiones de la derecha, Daniel Ortega cerró el mejor de los acuerdos sobre la ley electoral en Para soñar con volver al gobierno pasando por las urnas. Y así fue. El final de 2006 trajo consigo el fin del liberalismo devastador y la furia rapaz del chamorrismo.

La tercera etapa fue primero la reconstrucción de una nación destruida, luego la implementación del proyecto de modernización más grande jamás concebido en toda Centroamérica; un proyecto diseñado hasta el más mínimo detalle por su Comandante. Resultados? Reducción del 50% de la pobreza absoluta y relativa; salud gratuita y de calidad, con 19 hospitales construidos y seis más en construcción; 1133 centros médicos y 143 clínicas, 178 guarderías, 59 centros de rehabilitación y 80 clínicas móviles; laboratorios farmacológicos y dos centros equipados con un acelerador nuclear.

La oscuridad de los 90 se ha convertido en luz. La electricidad cubre el 99,5% del territorio nacional y con tarifas subsidiadas, el 70% de la energía proviene de fuentes renovables. El hambre es cosa del pasado: autosuficiencia alimentaria y canasta de precios controlados, agua potable para el 98,2% del país.

Las personas y las cosas se mueven: más de 3700 kilómetros de carreteras, con la conexión terrestre entre el Atlántico y el Pacífico, el transporte está subsidiado y al menor costo de Centroamérica. Casas? Casi 122.000 familias han tenido una nueva vivienda y ya no hay viviendas sin techo. La educación es gratuita hasta el más alto nivel universitario: se han construido o rehabilitado unas treinta y dos mil aulas, un millón doscientos mil meriendas escolares al año y se han entregado seis millones de mochilas con material didáctico, solo para concretar el derecho a estudio de los menos favorecidos.

Pensiones garantizadas a partir de los 60 años. Aumentos cíclicos de los salarios. Financiamiento a familias campesinas y apoyo a cooperativas. Financiamiento para decenas de miles de familias, estadios y centros deportivos construidos en todas partes y parques reconstruidos con wi-fi gratuito. Las políticas de equidad de género han colocado a Nicaragua en el quinto lugar del mundo en la reducción de la brecha de género. Financiamiento internacional gastado de la mejor manera posible, certificado por la propia ONU, la FAO, el Banco Mundial y BID. Un buen vivir certificado por dos datos: la migración en el nivel más bajo de toda la región y la seguridad en la cima del continente.

Fueron los últimos 14 años del sandinismo y eso explica la adhesión de un pueblo y la oposición de las élites. De hecho, donde los derechos universales son ciertos, la subsidiariedad privada no tiene lugar: si las escuelas, las pensiones, la atención médica son públicas y eficientes, fondos de pensiones especulativos, compañías de seguros privadas administradas por grupos financieros, clínicas privadas propiedad de oligarquías locales. Cuando abundan los derechos, los privilegios tienen poco sentido.

La Revolución Sandinista no es solo un sueño de liberación e independencia: es también un proyecto visionario de un país que no se contenta con ser el más grande de la región sino que quiere convertirse en el más moderno, habitable, equitativo y sostenible. La economía mixta es el instrumento elegido para la consolidación del crecimiento económico: la riqueza se acumula con una economía capitalista y se distribuye con una lógica socialista.

Nicaragua es un mal ejemplo para el imperio, que ha decidido oponerse a él desde 2007, a través del intento de unificar la derecha y los moderados para vencerlo electoralmente; luego, en 2018, cuando vio la imposibilidad de tener éxito en ambos proyectos, dio la orden de desatar la guerra.

Esos tres meses de 2018 dañaron gravemente el crecimiento de Nicaragua. Además de las bajas, costaron 1.800 millones de dólares en daños y cerca de 300.000 puestos de trabajo perdidos a las grandes empresas vinculadas a las propiedades que despidieron para elevar el nivel de la crisis social por la caída del gobierno. Fracasaron y ahora se están lamiendo las heridas, mostrando una certificación de irrelevancia. Nicaragua, de hecho, a pesar de los daños del intento de golpe de Estado, dos huracanes y una pandemia, cerrará el presente año con un crecimiento entre 2,5 y 3,5. El más alto de la región.

Golpismo, infección por malinquismo

El odio al sandinismo por parte de la oligarquía encuentra su orilla en el imperio estadounidense, donde es producto de la larga serie de derrotas y humillaciones sufridas tanto en Nicaragua como a nivel internacional. Pero antes y después, Estados Unidos no tolera la rebelión de otros. Lo consideran su territorio, como dice la Doctrina Monroe, pero tienen que soportar un teatro de independencia, de relaciones internacionales abiertas, diplomática, comercial y políticamente. En Managua no se ignora la importancia continental y regional de EE.UU., pero no se considera necesario pedirle autorizaciones para decidir qué es lo mejor, qué se puede hacer y qué no. Es una cuestión de soberanía y el tema no se presta a mucha discusión: se defiende o se renuncia, no hay terceras opciones.

Amenazas, sanciones, advertencias al estilo mafioso han sido las herramientas estadounidenses y europeas de los últimos meses. La excusa es la investigación judicial por blanqueo de capitales y la colaboración activa con el golpe de la familia Chamorro y sus seguidores. Nicaragua está acusada de aplicar sus leyes, como si la institucionalidad del país fuera un tema de discusión. Uno de los temas en los que insiste Washington es la ley electoral. Aunque escrito en gran parte por los gobiernos liberales y solo actualizado por el sandinista con cláusulas relativas a la participación de las mujeres y la inelegibilidad (ya emitidas en gran parte por el gobierno liberal de Violeta Chamorro), perturba al imperio porque certifica la soberanía de los nicaragüenses. Nicaragua.

De hecho, la ley no contiene el artículo que le gustaría a Estados Unidos: el que decreta que ganan los candidatos elegidos por ellos, sin importar quién tenga los votos. Desde el punto de vista de Washington es comprensible: ¿qué necesidad hay de los votos si el presidente sólo va a ser su procónsul?

La moda del momento que recorre la pista golpista es que todos se declaran candidatos: no importa que no lo sean, que no tengan a quien postular, que no tengan partido ni consenso. Según ellos, la auto nominación sirve para dejarlos impunes. Error, solo sirve para engañar a medios y lectores que se creen candidatos sin serlo.

Es ridículo hablar de una investigación para uso electoral, cuando las urnas dan la victoria al FSLN sobre la oposición 62 a 23, con 15 abstenciones. La investigación por traición a la patria, subversión y blanqueo de capitales tiene abundantes evidencias y continuará incluso sin el consentimiento de Estados Unidos o la Unión Europea, que además castigan con más dureza los mismos delitos que el código penal nicaragüense.

También continuará confirmando, a amigos y enemigos, que la democracia nicaragüense es una democracia del pueblo y no de las élites : que se basa en las instituciones y en el respeto a la voluntad popular y considera el intento de subvertir el orden constitucional mediante violento significa un crimen que debe perseguirse. Lo mismo ocurre con el blanqueo de capitales (contra el que el propio EE. UU. Pide rigor) que no se puede perdonar ni omitir.

Llegaremos hasta el final, también para demostrar que la Constitución, el sistema legislativo, las normas y reglamentos que determinan y delimitan el ámbito de la legalidad, no son susceptibles a presiones externas, por poderosas que sean. En cuanto a las quintas columnas, aprenderán el principio de reciprocidad a su costa: quien invoque sanciones será sancionado.

En vísperas de las elecciones de noviembre, Nicaragua y el sandinismo viajan de la mano. Saben que no pueden separarse, tienen que caminar juntos e implacablemente para seguir afirmando el derecho a ser libres y a tener un futuro digno. Esto es Nicaragua y el sandinismo después de 42 años: cuerpo y alma inmortales de ese proyecto inspirado en un general diminuto que se convirtió en gigante.

TOMADO DE:www.altrenotizie.org

también te puede interesar