Opinión

Estados Unidos intenta nuevamente sabotear elecciones en Nicaragua

La gran mayoría de los nicaragüenses solo quiere vivir en paz

Comisión de Relaciones Exteriores del Senado
Comisión de Relaciones Exteriores del Senado |

Noticias de NSCAG |

En agosto de 2020 se filtró un documento llamado Acción de Respuesta en Nicaragua (RAIN) de la Embajada de Estados Unidos en Managua. Estableció un plan bien orquestado para desestabilizar a Nicaragua y lanzar un nuevo intento de golpe de Estado antes de las elecciones previstas en el país en noviembre de este año.

Con cada vez más probabilidades de que el presidente Ortega y el FSLN ganen las elecciones de noviembre (algo que confirman las recientes encuestas independientes), Estados Unidos ahora se está desesperando.

En otro intento más de intentar sabotear las elecciones y evitar una victoria del FSLN, un grupo bipartidista de senadores estadounidenses encabezado por Bob Menéndez, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, presentó un proyecto de ley que aplicaría más sanciones contra Nicaragua además de las en la Nica Act 2018.

El propósito declarado del proyecto de ley, que se titula Reforzar la adherencia de Nicaragua a las condiciones para la reforma electoral, RENACER (que irónicamente es una palabra en español que significa ‘Renacer’) es “Avanzar en la alineación estratégica de las herramientas diplomáticas de los Estados Unidos hacia la realización de elecciones libres, justas y transparentes en Nicaragua y reafirmar el compromiso de los Estados Unidos de proteger las libertades fundamentales y los derechos humanos del pueblo de Nicaragua, y para otros fines”

Además de imponer sanciones aún más asfixiantes a Nicaragua, el proyecto de ley bloquearía efectivamente a Nicaragua de las instituciones financieras internacionales y, por lo tanto, de los préstamos que se utilizan para programas sociales y de desarrollo. Una vez más, son los más pobres de la sociedad quienes sufrirán.

La mayoría de los miembros del Congreso de Estados Unidos han comprado las sorprendentes mentiras de los medios sobre Nicaragua en los últimos años. Estados Unidos a través de USAID, NED y otros conductos gubernamentales ha proporcionado más de 200 millones de dólares a la oposición nicaragüense en los últimos años, muchos de los cuales se utilizaron tanto para promover las mentiras de la oposición a los medios como para financiar el intento de golpe de Estado en 2018.

Con esta última iniciativa de Estados Unidos, crece la preocupación de que Estados Unidos pueda intentar imponer un falso “presidente interino” como con Guaidó en Venezuela.

En un evento reciente con líderes centroamericanos de derecha, organizado por un grupo de expertos de DC financiado por el gobierno de Estados Unidos, el enviado especial del Departamento de Estado de Biden, Ricardo Zúñiga, se refirió a la líder de la oposición Cristiana Chamorro como presidenta (antes de que otros respondieran ‘¡Todavía no! ¡Todavía no! !)

A diferencia de sus vecinos, muy poca gente está saliendo de Nicaragua, por lo que no representa un problema migratorio para Estados Unidos. Tiene la tasa de homicidios más baja de Centroamérica, sin pandillas ni cárteles. Los financiadores multilaterales (Banco Mundial, FMI, Banco Interamericano de Desarrollo y BCIE) han elogiado, sin excepción, la gestión transparente y los resultados de sus carteras de préstamos. Sin embargo, Estados Unidos describe a Nicaragua como una «amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional de Estados Unidos». Esto no tiene sentido.

La gran mayoría de los nicaragüenses solo quiere vivir en paz y seguir disfrutando de los beneficios como salud gratuita, educación gratuita, vivienda asequible y trabajos dignos que han disfrutado desde que Daniel Ortega y el FSLN fueron electos en 2007. También quieren el derecho a elegir el gobierno de su elección en lugar de uno impuesto por los EE. UU.

Tomado de: https://www.nscag.org/news/article/342/us-tries-again-to-sabotage-nicaraguan-elections

ale/mem

también te puede interesar