Opinión

SE AGOTÓ EL MODELO

El modelo que aquí se agotó es la tolerancia con la violencia, destrucción y agresión

SE AGOTÓ EL MODELO
SE AGOTÓ EL MODELO |

Moisés Absalón Pastora |

El más conspicuo de todos los Washingtólogos, Arturo Cruz Jr, el que nos sugiere siempre, tras cada una de esas ponencias donde los demás callan, que sus profecías y vaticinios tienen origen en los desayunos, almuerzos y cenas en la residencia u oficina del actual Secretario de Estado del imperio, Mike Pompeo, sin mencionar además que casi afirma que conoce el “situation room” de la mera Casa Blanca, dijo en su más reciente y locuaz conferencia, ante la reducida pucholandia de Nicaragua, que nuestro modelo político y social está vencido y estoy de acuerdo y que Nicaragua necesita mil millones de dólares para reactivarse, se quedó muy corto si cuantificamos el daño que el terrorismo realmente hizo al país y con el que él estuvo de acuerdo, y tanto, que fue parte del mal causado porque nos metió a una crisis que chorrea sangre y que contrasta con aquellos análisis que hacía antes del 18 de abril cuando era nuestro embajador en la capital norteamericana.

Yo coincido con Arturito, a quien conozco desde hace mucho tiempo. Nos mirábamos frecuentemente en la calle 36 del North West de Miami, en Plaza Virginia, donde la Resistencia Nicaragüense teníamos nuestro cuartel general y desde entonces le decíamos el “encanta serpientes” porque con ese su estilo de ligar fraseologías exóticas, aplicadas al verbo político, lograba peroratas que confundían a los más escépticos. Desde aquel tiempo a esta parte mucha agua pasó bajo el puente y los que nos impresionábamos bajo modelos que nos resultaban extravagantes concluimos en que no todo lo que brilla es oro, que se puede decir un montón de cosas y no decir nada o en el mejor de los casos repetir cosas que ya sabemos que por supuesto no son ninguna novedad.

Yo coincido con Arturito en eso de que nuestro modelo político, económico y social está vencido, coincido en la forma, pero no en el fondo, coincido en la coyuntura, pero no en la realidad, coincido en el espacio, pero no en el tiempo. Es decir, coincido en el concepto, pero no en el momento, porque eso de que el modelo se agotó fue algo supimos desde el mismo 18 de abril.

Arturito está viendo las cosas en pasado. Está hablando sobre temas que fueron descubiertos y que no asustan porque fueron conjurados y sometidos a una limpia espiritual porque su origen fue diabólico. Los que hace son planteamientos vencidos, de los que se tomó plena conciencia sobre lo pernicioso que fueron porque resultó ser un modelo que no fue correspondido sinceramente por una de las partes que se aprovechó de la voluntad de quienes fueron incluyentes pensando en el desarrollo del país y en la prosperidad de todos.

No necesita Arturito cobrar por una “cátedra” sobre temas que ya conocemos porque si el tema es que el modelo se agotó le faltó decir que sobre este nació uno nuevo en el que las pequeñas y medianas empresas pasaron a ser los actores beligerantes de nuestra economía en sustitución de esos grandes capitales que por no gustarles compartir la riqueza con el pueblo, con el trabajador, se les ocurrió que podían meterse a políticos y lo único que lograron fue ensangrentar al país y en éste nuevo modelo que esta naciente y está dando resultados no hay espacio para los que dicen que la economía no es importante.

Aquí el modelo que se agotó en la espiritualidad de los nicaragüenses es el de las máscaras que le fueron quitadas a obispos como Leopoldo Brenes que con ese su modito de buena oveja resultó ser un verdadero Lobo; como Silvio Báez que dialécticamente habla muy bien el lenguaje de Satán; como Juan Abelardo Mata, que utiliza los púlpitos para amenazar de muerte a la más alta autoridad del país; como Rolando Álvarez quien persiste en manifestarse como un dirigente político para liderar traumas y dolores contra el pueblo nicaragüense y así como estos sotanudos otros sacerdotes de los que también sabemos que son pirucas, mujeriegos y hombreriegos que han hecho de cada misa un mitin político que el pueblo cristiano rechaza porque los púlpitos dejaron de hablar de paz y ahora adoran y alaban la guerra y el odio.

Otro modelo que aquí se agotó es la tolerancia con la violencia, con la destrucción y con la agresión de aquellos que no entendieron que la amnistía era por una sola vez y que se concedía para que no hubiese repetición de actos claramente delictivos y castigados por la ley.

Ese modelo agotado del que Arturito Cruz Jr quiere darnos cátedra es en realidad el que el golpismo quiso imponernos el 18 de abril de 2018. Él fue uno de los que auspiciaban el golpe de estado para verse desde un poltrón como Canciller de la República y confeccionar una política exterior rendida a los caprichos de la Casa Blanca y de ahí cómo ahora digerimos que después de ser embajador del gobierno sandinista en Washington de pronto cambió de acera para convertirse en el portavoz de la Nica-Act y la Ley Magnitsky siendo la primera un cañón contra las esperanzas del pueblo de Nicaragua y la otra un instrumento de venganza con gentes que no tienen ni bienes inmuebles, ni cuentas bancarias, ni intereses de ninguna índole, pero que busca exhibir a personas que son o fueron hasta amigos de esos golpistas que ahora cabildean en Washington para desollarlos y someterlos al escarnio internacional cuando para muchos de ellos una sanción proveniente del decadente imperio es más que una medalla para el pecho de quienes han logrado, desde la virtuosidad de sus posiciones políticas e ideológicas ser fieles al ideario nacionalista de Darío, Zeledón y Sandino.

Este modelo del que habla Arturito que efectivamente ha sido vencido fue derrotado en toda su intensidad primeramente en Nicaragua cuando nos quisieron arrebatar la revolución social que vivimos, pero hoy otros pueblos en Latinoamérica están luchando contra gobiernos fascistas y verdaderas dictaduras que impusieron el toque de queda, el estado de sitio y sacaron a sus ejércitos a sus policías a masacrar a la gente que desde las calles legítima e iracundamente gritan y protestan contra un neoliberalismo y capitalismo salvaje que quiere arrebatar hasta las ganas de vivir a los argentinos, a los peruanos, a los ecuatorianos, a los brasileños, a los haitianos, alos costarricenses, a los hondureños y a otros pueblos más que pronto los veremos reaccionando en cadena contra esos verdugos que solo son buenos a ponerse de rodillas contra el más grande instrumento de dominación del imperialismo como es el Fondo Monetario Internacional.

No hay duda el modelo que nos dice Arturito está agotado no es el que tenemos, sino el que teníamos, con Violeta Barrios, con Arnoldo Alemán y el ario de Enrique Bolaños.

Esos modelos enriquecieron a minorías que por algún tiempo aseguraron, a costo de la miseria de los nicaragüenses, sus días, pero como el tiempo va pasando y jamás se decidieron a trabajar porque se dedicaron a vivir de la politiquería, se dieron cuenta que todo lo robado se les va acabando, que están tan emproblemados que individuos que ayer decían que la economía no era importante están siendo demandados por los bancos a que paguen y por eso es que quieren dar el golpe de estado al presidente constitucionalmente electo de Nicaragua pues los 13, los 15 o los 18 millones de dólares que les había soltado el Tío Sam de mano en mano desaparecieron y ya no les renovaron los contratos para seguir destruyendo Nicaragua porque fueron tan incapaces que ni pudieron ni podrán.

Claro cuando Arturito, el locuaz, el encanta serpiente viene de Washington entonces los puchitos se limpian los oídos porque llegan a escuchar lo que Estados Unidos les manda a decir y brincan de alegría cuando el sajurín les dice que este modelo está acabado y no se dan cuenta que el mensaje es que el oposicionismo es un fracaso y que el pueblo lo sabe.

Este oposicionismo no está en nada, ni tampoco sus socios en américa latina porque todos esos presidentes que instruyen a sus cancilleres para que nos fusilen en la O.E.A o en grupos como el Cartel de Lima, están en un franco proceso de derrocamiento porque en vez de dar arrebataron, porque en vez de asegurar la gratuidad de la educación y la salud la privatizaron, porque en vez de abrir las universidades las encarecieron con aranceles impagables y porque en vez de oír a sus pueblos y dignificarlos prefirieron implementar medidas fondomonetaristas que son humillantes e hirientes para seres humanos que se hartaron de ser ignorados y postergados por presidentes que llegaron al poder de la mano de las oligarquías y no de las cunas nobles de la humildad y la sensibilidad humana.

Es decir, hoy millones de voces, pueblos enteros de América Latina, le están diciendo a Norteamérica, que se agotó su modelo mientras le dicen al enjuiciado inquilino de la Casa Blanca que qué parte de ¡NO! no entiende, si es la N o es la O.

también te puede interesar