Opinión

La autoridad se respeta

Un gobernante tiene poder porque ha sido elegido por el pueblo

251791
La autoridad se respeta |

Moisés Absalón Pastora |

La autoridad se asocia al poder del Estado que se rige por leyes y normas a través de las cuales se dota de poder para ejercer la autoridad sobre los ciudadanos que formen parte de él.

La autoridad es la facultad o potestad de gobernar o ejercer el mando. Es el atributo en una persona en un cargo u oficio que le concede el derecho para dar órdenes. Asimismo, es la cualidad que propicia que una orden se cumpla con fuerza moral o con fuerza legal. De este modo la autoridad, por un lado, manda, y por el otro, obedece porque siempre hay un alto mando y tanto que hasta Dios que es el Supremo del Universo se supedita a su propia palabra: La Biblia.

La autoridad se asocia al poder del Estado que se rige por leyes y normas a través de las cuales se dota de poder para ejercer la autoridad sobre los ciudadanos que formen parte de él. Por eso la autoridad es potestad, facultad y legitimidad para mandar u ordenar.

La autoridad es prestigio y crédito reconocido en una persona o en una institución que designa o elije a un individuo para ejercerla desde el estamento que sea en función de administrar o gobernar.

La autoridad es también el texto o expresión de un libro o escrito que se cita como soporte de aquello que se alega o se dice, es decir la autoridad no es absoluta se debe a un reglamento a una ley que tiene normas, formas y procesos para ejercerla.

Hay muchos tipos de autoridad y entre ellas está la “autoridad moral” que se impone mediante la coherencia que un individuo muestre entre sus palabras, sus valores y sus acciones. La “autoridad moral” surge de nuestras acciones, de la manera en que mostramos a los demás la manera en que nos conducimos, tomamos decisiones y actuamos. De allí que se considere que la verdadera fuerza de la autoridad se encuentre en la autoridad moral.

En la administración y la gestión organizacional, la autoridad es la facultad ejercer el mando y la toma de decisiones en una empresa o institución. Como tal, existen distintos tipos de autoridad en la gestión de las tareas y los procesos productivos en una organización. Siempre hay una autoridad general, pero también hay departamentos donde también hay directores con poderes específicos.

Un gobernante tiene poder porque ha sido elegido por el pueblo. Un gerente tiene autoridad, porque ha sido designado por sus superiores. Con el poder “se pueden” hacer muchas cosas: los gobernantes hacen que las leyes se apliquen; los gerentes castigan, distribuyen el trabajo, dan permisos, etc.

La autoridad no es sin embargo absoluta. Cuando un presidente no es legítimo y cuando siendo legítimo no es capaz de administrar, en cualquiera de los dos casos, se quedó sin autoridad, pero cuando un país por visión de su inmensa mayoría lo reconoce estable, controlado y en paz hay autoridad, hay poder y se tiene porque hay gobierno.

Traigo el tema de la autoridad a la mesa porque hay una porción dislocada de gentes en éste país, que se les ocurrió no solo que no hay autoridad, sino que además la que existe y no está pintada hay que irrespetarla. Existen a lo largo de los hechos desprendidos del 18 de abril de 2018 a esta parte una gran cantidad de eventos que desembocaron en el irrespeto de la autoridad que vino de sectores supuestamente pensantes e intelectuales que lo trasladaron a su bajo mundo.

No voy a referirme a los del pasado, pero sí tomaré uno, el más reciente de todos, para hacer ver que el irrespeto a la autoridad tiene límites y que acarrea consecuencias que están determinadas en la ley para que la acción se castigue como debe ser sin que medie condición política, económica, social, profesional, de culto o de género, es decir “Dura lex, sed lex” imponer el principio general del derecho, proveniente del derecho romano, que puede traducirse como «la ley es dura, pero es ley» que hace alusión a que la aplicación de las ley es obligatoria y que debe producirse contra todas las personas.

El pasado viernes en la ciudad de Masaya la abogada María Oviedo de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos vociferando, con altanería, con prepotencia, actuando obviamente ante las cámaras para exhibirse como “valientita” agredió físicamente a un policía, propinando en su rostro una cachetada, lo que le valió su inmediata detención y fue presentada ante el juzgado correspondiente para que enfrente un proceso judicial que determine su falta a fin de establecer la pena que corresponde.

La mujer incurrió en irrespeto y agresión a la autoridad, pero, además en obstrucción al trabajo policial cuando por defender a un terrorista que ya había sido amnistiado por los eventos desprendidos del 18 de abril del año pasado, del que fue protagonista, se le conminaba a presentar la documentación de un arma que supuestamente en su poder aparecía en los registros de la policía con licencia vencida y arma que ahora no aparece, que no se sabe dónde está.

Ante la indagatoria policial la abogada del dueño del arma le miente a la policía y cuando ve que las cosas son serias, ni modo se persona a la delegación policial con la portación vencida, sin el arma, pegando gritos como para hacerse la fuerte y cuando llegan las cámaras y el Superman de Marcos Carmona se suelta, la van a detener por irrespetuosa y cuando la autoridad la va a reducir y le toca el hombro entonces inventa una escena sexual y estampa el rostro una bofetada al policía, lo que le vale la detención, paso del caso a los juzgados donde ya empezó su proceso y a donde acudieron Marcos Carmona y sus empleados para hacer el escándalo respectivo de quien consideran es una santa paloma.

Se les olvida aquello de no repetición, que la amnistía es por una vez, que si lo vuelves a hacer vas para dentro y que el sentido común te dice en estos casos que debes andar “con zapatos de hule” porque queda privando que “gallina que come huevo ni que le quemen el pico” y la verdad es que hay muchos terroristas que ya lamieron sangre y quieren más y eso no puede volver a pasar.

Marcos Carmona, que es otro de los grandes negociantes de los derechos humanos, salió con el cuento de que el instrumento de agresión contra nuestro país desde la O.E.A, la CIDH, determinó medidas cautelares a favor de María Oviedo lo que él pretende que interpretemos como patente de corso para que se irrespete a toda autoridad, para que se golpee a policías o se mate a policías y que no se actúe contra los terroristas que incurran en ese delito o porque están amnistiados o porque digan tener medidas cautelares.

No se puede seguir permitiendo más irrespeto ni a la autoridad ni a la integridad personal ni moral de nadie. Esto significa pensar que aquí debe prevalecer el estado de derecho donde nadie es más que nadie.

El que tiene autoridad debe ganarse la autoridad. Aquel que la tenga debe impartirla con la ley en la mano y debe hacerse respetar no imponiendo sus caprichos, sino haciendo lo que la ley determina y eso vale para que los estamos sujetos a la autoridad podemos reclamar y con energía, pero con respeto a la misma ley.

Aquí para algún sector minoritario de este país no hay respeto ni para el mismo Dios. Porque si el Creador te habla del imperio de la verdad los que lo irrespetan te hablan del paraíso de la mentira, porque en el caso de esta abogada el video es más que clarísimo, te expone las cosas tal cual son, pero entonces es tan contundente la evidencia que la estupidez mayúscula salta al tapete y Marcos Carmona te dice entonces que es un video editado y lo hacen porque todo esto al final trata de armar un escándalo que hay que hacer notorio mientras se minimizan otros, como por ejemplo el de Álvaro Leyva, el mismo que es pupilo de Marcos Carmona, el que se robó casi medio millón de dólares, pero sobre el que callan porque están pringados y llenos de las culpas por las cuales se quedaron como miserias humanas.

La abogada al final fue dejada libre porque, aunque irrespetó y faltó a la autoridad puede enfrentar el juicio en libertad gracias entre otras cosas a una “dictadura” que le permite, después de todo, ese beneficio.

QUE DIOS BENDIGA A NICARAGUA.
mem

también te puede interesar