Opinión

Carta del Cosep al Niño Dios

El Cosep está fuera de todo marco que tenga que ver con la realidad

Moisés Absalón Pastora4
Carta del Cosep al Niño Dios |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Moisés Absalón Pastora

Junto a tres mudos que fueron más vivos y decidieron callar, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, anunció, en una conferencia de prensa solo cubierta por los difusores del odio, haber enviado al Niño Dios su carta de navidad cuyo contenido es una bravuconada desesperada e integralmente hipócrita donde se perfilan preocupaciones por hechos que fueron consumados por los mismos empresarios de maletín que desde esa mesa fueron los más grandes responsables de lo que sucedió al país después del 18 de abril.

Es para mí difícil digerir la violenta metamorfosis sufrida por José Adán Aguerri, que en reuniones con diferentes comisiones de la Asamblea Nacional y hasta con la Junta Directiva de ese poder del estado, tenía tanta cercanía y afinidad con el gobierno, con el hacía negocios desde 10 años atrás, llegara a tener la capacidad de paralizar cualquiera de esas instancias porque si algo no le parecía entonces solo agarraba el teléfono y llamaba, decía el, a Daniel Ortega o Rosario Murillo.

Cuando esa intimidad me llegó la creí porque “Chano” sin esas llamadas ya cogobernaba, y cómo que no, si tenía asiento en el Banco Central, en la Zona franca y en el INSS, hasta le decían 3 en 1 porque tenía dietas en las instituciones que mencioné y de pronto aparece diciendo que se había equivocado, que después de diez años reconocía que había cometido un error.

¿Error? ¿Cuál error? Sus jefes los banqueros, los empresarios de la caña y el ron, los cafetaleros, ganaderos y productores de todo género, dueños, amos y señores de grandes latifundios, en los últimos diez años habían ganado como nunca antes y que bien que así fuera porque permitió al país la prosperidad que jamás había tenido en su historia, como nunca antes lo habían logrado las oligarquías conservadoras o el neoliberalismo fracasado y el mismo “Chano” Aguerri, cuando coincidíamos en IV PODER, aquel IV PODER que todavía hacia periodismo, decía que quien así lo afirmaba no era el Cosep, su Cosep, porque se quedó soldado a él, sino los organismos internacionales que admiraban lo que el sandinismo había logrado en beneficio de Nicaragua.

Pero ahora “Chano”, mejor hubiera puesto a Michael Healy, a decir lo que dijo, se manifiesta preocupado por el daño que hicieron a la economía donde quedó la huella digital del Cosep estampada en la escena del crimen y para no dejar duda de sus incisivas y macabras intenciones no solo sale con una sarta de demandas políticas que no les corresponden al quehacer de lo que dictan sus estatutos sino que además amenaza con solicitar permiso para una marcha y como para poner la cereza al pastel lo hace en esta temporada navideña donde la gente civilizada, el nicaragüense que quiere paz, lo menos que desea oír son desatinos absurdos e irresponsables como los que esos, dizque empresarios, plantean.

Yo lo he dicho antes y sostengo que varias veces le dije a Chano que era candidatural, que estaba actuando en la línea correcta, que necesitaba un vehículo para ello y que, aunque algunos en las cámaras del Cosep lo consideraban un dictador, había otros que lo miraban como un potable porque trabajaba en dos temas, el económico y el desarrollo del país que para todos nos eran importantes porque nos representan la prosperidad.

Hasta ahí andábamos amigablemente hasta que después de los acontecimientos del 18 de abril y las marchas que se suscitaron me volví a encontrar con el “Chano” en el contexto de aquel circo mal montado por la Conferencia Episcopal al que bautizaron como diálogo nacional. Increíble, el “Chano”, seguramente atemorizado por Michael Healy, que se adueñó de la representación del Cosep y que siempre llegó echando fuego por los ojos y baba por la boca, el mismo que insistía en que la economía era lo de menos, ya era otro. Aquel “Chano”, que se explayaba en los temas que abordaba y que contestaba a todo, había enmudecido, estaba anulado, por el de Upanic, por el empleado de los colombianos y lo único que balbuceaba, a lo mejor por los chateles que también lo regañaron, por ser socio estratégico del gobierno  en el desarrollo del país, es que se fuera Daniel lo que era igual a decir violemos la constitución, violemos las leyes, irrespetemos la voluntad del soberano, que a mi buen entender eran anatemas que las cámaras empresariales consideraban in mencionables porque representaban la negación de todas las condiciones que generaban estabilidad y el buen clima para los negocios.

Pero bueno como popularmente se dice el burro siempre vuelve al trigo y habiendo los nicaragüenses recuperado la paz algo que desespera y vuelve loco a los golpistas, nuevamente reapareció el “Chano” rodeado de tres mudos diciendo que van a pedir junto a Amcham y Funides permiso para marchar, exigir la liberación de los prisioneros políticos, (los delincuentes terroristas), el adelanto de elecciones y la reinstalación del mismo circo con los mismos payasos y los mismos números.

Lo más violento de todo esto es que el “Chano” advierte que estaría próximo a dar un ultimátum para que se responda a sus demandas o más bien a las de sus jefes, las del gran capital, que ya ordeñaron hasta más no poder sus empresas sin dar a sus trabajadores el lugar que siempre debieron haber merecido y trabajadores que ahora además deben sentirse agradecidos porque les ofrecieron bajarles el salario para que continuaran contando con sus plaza laborales pues de lo contrario serían parte de los más de 200 mil desempleados que la irresponsabilidad del Cosep generó como consecuencia del descarrilamiento económico que generaron.

Pero hay otra cosa que chorrea sangre de estos supuestos líderes de la gremialidad empresarial y es que hablan a nombre de todo el universo de los negocios del país y te dicen que no descartan otro paro nacional como si el Chano que en un momento dado recibía dietas al 3 x 1 del estado, los emolumentos y patrocinios de la embajada imperial como parte del plan macabro para hundir Nicaragua y lo que además devenga como asalariado de los Pellas, los Zamora y los Gurdián, tuviera en realidad algo que perder, cómo sí tienen los empresarios patrióticos de este país que no saben cómo una nación que como esta caminaba tan bonito haya sido descharchada por la indecencia de quienes no sé de donde imaginaron que podrían satisfacer los apetitos de una politiquería aventurera que se asusta de que la ley esté actuando en su contra, no por lo que piensen, no porque no puedan disentir, sino por lo que hicieron, por la barbaridad a la que nos sometieron durante tres meses de terror que están marcados en los anaqueles de la historia nacional como las noches más oscuras de las últimas tres décadas y lo digo como un Nicaragüense entre millones que jamás olvidaremos lo que pasó.

El Cosep ya para ir aterrizando está fuera de todo marco que tenga que ver con la realidad. Por sus pistolas cree tener más poder que su propia constitución, que los estatutos por los cuales se autorizó una personalidad jurídica que están poniendo en riesgo y que podría perfectamente ser revisada una vez que la asamblea nacional retome sus acciones éste próximo enero porque dentro de la ley todo es posible, pero fuera de la ella absolutamente nada y eso ha quedado más que demostrado la semana pasada.

QUE DIOS BENDIGA A NICARAGUA.
mem

también te puede interesar