Opinión

El Azul y Blanco

Los que optamos por la paz debemos reclamar nuestra bandera y sus colores

moises
Moisés Absalón Pastora |

Moisés Absalón Pastora |

Se me ocurrió ponerme nuevamente una camisa azul y blanco para hacer el programa de este 14 de noviembre. En lo personal me encanta el azul y blanco porque desde niño, como millones en éste país, unos vivos otros muertos, crecimos sabiendo que esos eran los colores de nuestra bandera, a la que nos enseñaron a amar con veneración e indiscutiblemente lo seguiremos haciendo porque esa es la marca de nuestra nacionalidad.

Eso lo sabemos todos y no está en discusión, aunque de un tiempo a esta parte una minoría de nicaragüenses ha querido arrebatar a la otra gran parte de la bandera, el himno y el escudo, pero además talar el árbol nacional para que su sombra no nos de alcance, matar el pájaro nacional para que no gocemos su vista, beberse solo ellos el trago nacional y para ponerle la cereza al podrido pastel de su arrogancia, hasta dejarnos sin nuestro exquisito y tradicional gallo pinto, porque todo eso es lo que envuelve la azul y blanco que dicen solo a ellos les pertenece.

Me generó risa que en el Facebook Live de Detalles del Momento que hace este Canal, nicaragüense por Gracia de Dios, que es una opción para aquellos que prefieren estar comentando en tiempo real, antes que sintonizar nuestra emisión abierta, que llega hasta el más remoto rincón del país y más allá, a través de la señal de su poderoso transmisor o de los cableros en todos los departamentos y municipios de la nación, cosa que no pueden otros, cuya sintonía es precaria y limitada, celebrar que, por vestirme de azul y blanco, yo estoy regresando al bando de los que desde aquí crítico y cuestiono, no por sus posiciones políticas o ideológicas, sino por terroristas, por vándalos, por asesinos, por violadores, por destructores de la economía, por violadores de los derechos humanos, por mentirosos y por falsos pastores que hirieron mortalmente a la iglesia católica.

Sé que en nuestro Facebook Live hay una gran mayoría que comenta en beneficio de éste programa porque les gusta y por tal agradezco su sintonía, como sé también que hay vulgares de la más baja calaña que quisieran que yo estuviera de su lado y que para ofender se escudan en perfiles falsos.

Para la gran mayoría que nos premia con su sintonía yo quisiera contar con el tiempo para saludarlos a todos porque nos siguen desde los lugares más recónditos del país manifestando satisfacción por el contenido que generamos y para los puchitos, los chingastes, las charbascas, el bagazo, la broza, los residuos, lo quemado, la costra, la poca cosa o el sedimento o como se puedan llamar, que me lanzan todos los días piedras pómez, de esas que no duelen, porque no tienen más argumento que el insulto y la descalificación, tengo que decirles que son ellos los que inspiran mis editoriales, son ellos quienes me garantizan que el temario diario e introductorio de este programa se lo debo a sus brutalidades y que hay tanta escases mental en quienes me dicen lo que quieren que los llevaré a la locura porque jamás, sabiendo que son otros quienes les contestan como merecen, nunca me leerán respondiendo a sus canalladas, pero sí me escucharán llevándoles educación que para ser francos les avergüenza, sobre todo cuando los temas tienen que ver con valores, con principios, con la nacionalidad, con el nicaraguanismo que a la gran mayoría, no a ellos, nos hincha de orgullo, porque esta patria azul y blanco la tenemos en las venas.

Digo todo esto porque de ninguna manera podemos permitir, por respeto a nuestra nacionalidad, a esta tierra bella que nos vio nacer, que gente que no sabe ni como se llama, chavalos que no saben ni cómo limpiarse, que jamás sacrificó nada por este país y que hoy pretenden adueñarse de nuestra bandera y de sus colores, la que usan como mantel o como cualquier trapo para taparse el rostro mientras vandalizan a la nación, que sean ellos los que se apropien del azul y blanco porque el verdadero color de estos es el negro con una calavera en el centro porque cada uno de sus actos ha sido de piratería contra Nicaragua.

¿Saben quien es un verdadero Azul y Blanco?

El que no pide la intervención, la invasión o la agresión extranjera contra Nicaragua.

El que no promueve el odio de un nicaragüense contra otro nicaragüense.

El que es capaz de tolerar a su connacional, aunque no piense igual.

El que no miente para incurrir en la demagogia de quebrar la convivencia social.

En que es incapaz de destruir la economía para conducirnos a la pobreza.

El que construye todos los días paz, reconciliación y esperanza para todos, independientemente de quien sea el beneficiario.

El que lleno de humildad es capaz de dejar atrás sus errores y emprender desde el presente el camino hacia un futuro para nunca más repetir lo malo del pasado.

Es azul y blanco el constructor de escuelas, de hospitales, de caminos, de carreteras de primer mundo, de electrificación, de llevar agua y comunicaciones donde antes solo era un sueño.

Lo es quien es capaz de diseñar programas sociales de gran impacto en la pobreza extrema que permita dignificar la vida de los postergados.

Es azul y blanco el que no se junta con los enemigos de su país a cambio de una paga que los convierte en mercenarios, pero no en nicaragüenses.

Es azul y blanco quien, desde una actitud cívica, fundamentado en la constitución de la república, pretende el cambio de sistema o de gobierno, pero no aquel que lo hace derramando sangre desde un golpe contra el estado.

Es azul y blanco quien ama y no odia, el que no utiliza los templos como cuarteles ni a Dios como avanzada de sus crímenes.

Es azul y blanco quien lucha con responsabilidad por sus derechos y asume con valentía sus obligaciones y no se cree la locura, que, por ser obispo, sacerdote, pastor, empresario, dueño de un canal cablero, comentarista de televisión, periodista o político, cree que está por encima de la ley y que es inmune para incurrir en una sedición descarada que en cualquier otro país los conduciría a la cárcel empezando por la acusación de traición a la patria.

Yo soy azul y blanco porque son los colores de la bandera de mi país, es la que me cubre, es por la que he luchado toda mi vida, desde el frente sandinista primero en la insurrección que derrocó a Somoza, contra el régimen de los ochenta, en el frente sur con Edén Pastora en ARDE, en un conflicto que le llamamos la guerra de los espejos porque había sandinistas allá y sandinistas aquí tirándonos a matar y aunque no les guste o no les suene portábamos pañoletas roja y negras allá y pañoletas roja y negras aquí y ahora nuevamente la bandera de Nicaragua nos pones contra los que nos quieren robar la paz, contra los que nos quieren bloquear el progreso, contra quienes nos bañaron de sangre otra vez y tienen la desfachatez de auto llamarse azul y blanco.

Los que optamos por la paz debemos reclamar nuestra bandera y sus colores. El azul y blanco no podrá ser nunca de aquellos que disfrazan la traición de patriotismo, ni la esclavitud de libertad y menos el nacionalismo con el intervencionismo porque esos se llaman vendidos y cobardes.

QUE DIOS BENDIGA A NICARAGUA.

mem

también te puede interesar