Opinión

Un “Chocolatito” con alma de felino

Solo 51 días restan para que los fanáticos al buen boxeo vuelvan a cerrar los ojos con cada recto del mejor libra por libra del mundo: Román González

Roman "Chocolatito" González
Roman "Chocolatito" González |

José A. Quintero |

Si nos ponemos objetivos, por más que digan que la objetivad no existe, todos debemos concordar en algo: el puertorriqueño McWilliams Arroyo será una presa muy fácil para un león, con hambre y sed, que responde al nombre de Román González. Serio, el boricua no tiene opciones de ganar.

Disculpen el chovinismo, el amor por los míos, el inmenso deseo de ver a mi gente avanzar, triunfar, pero, en pleno acto heroico de periodismo veraz y, más que todo, en busca de la objetividad, sé que el tricampeón mundial “Chocolatito” no tardará mucho en devorar a su próxima presa.

Solo 51 días restan para que los fanáticos al buen boxeo vuelvan a cerrar los ojos con cada recto del pequeño exponente oriundo de la tierra de Sandino. El pinolero defenderá su título de las 112 libras contra Arroyo, el próximo 23 de abril en el muy prestigioso Forum de Inglewood, de Los Ángeles, California.

En conferencia de prensa celebrada en la misma ciudad, ambos pugilistas prometieron una magnífica velada en duelo que pondrá en juego el cinturón del peso mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), actualmente en poder de González. El esperado choque, que será transmitido por la televisora HBO, será el coestelar de una cartelera que protagonizará el monarca mundial mediano Gennady “GGG” Golovkin (34-0, 31) frente a Dominic Wade (18-0, 12 KO).

Desde el interior de la instalación The Conga Room, Arroyo expresó su intención de coronarse. “Voy a prepararme muy bien para estar en la mejor condición y cumplir mi sueño de convertirme en campeón mundial”.

Nuestro invicto fajador manifestó estar “agradecido de pelear nuevamente en HBO y junto a Golovkin en otra cartelera”. Sobre el choque indicó que “va a ser una gran pelea, McWilliams es un buen peleador, con mucha experiencia, por lo que esperamos una buena pelea”, espetó el nica, de 28 años de edad, considerado el mejor libra por libra en el panorama profesional.

Ambos, Román y Arroyo, tienen historias diferentes. El primero escribe su historia en mayúsculas y ribetes dorados en cada letra, mientras que el segundo sumará otro intento por una faja mundial. El 10 de septiembre de 2014 en Tailandia retó al local Amnat Ruenroeng, monarca mosca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). Aquella vez cedió por decisión dividida a pesar de que derribó a Ruenroeng en el sexto asalto.

Lo cierto es que, cuando se abran las apuestas, Román dominará las probabilidades de victoria. Parecer ser que el combate será una raya más para un tigre, perdón, para un león, que no encuentra rival que le pueda hacer resistencia. El talento y la constancia, en nombre del nuestro, hablan sin necesidad de articulaciones ni gestos.
ros/jos

también te puede interesar