Opinión

San Google que estás en los cielos II

El nombre que sólo aparece una vez en la Wikipedia

Google
San Google que estás en los cielos |

Manuel Segovia |

No es tan así. Es un gancho para que vos entre a esta página, pero…. si buscás a la empresa “Google” en Wikipedia, la famosa y tan frecuentemente consultada multilingüe enciclopedia de la Web, hallarás una explicación detallada de ella y sus productos y una alusión a sus fundadores con más o menos detalles. Bueno, son personas importantes.

De paso, como quien no quiere decir nada, se menciona una sola vez (memoricen este nombre) a un tal Eric Schmidt nombrado en 2001 presidente de la Junta Directiva googoleana. Me parece que ser presidente de tal junta no es una nimiedad.

Veamos quien es el tal Schmidt. Según Julian Assange, el australiano periodista y cibernético fundador de Wikileaks, a quien no le ha quedado más remedio que vivir unos años en la embajada ecuatoriana en Londres, es un personaje influyente que sobresale de entre los más poderosos que se pasean entre el Departamento de Estado (Ministerio de Relaciones Exteriores) y la Casa Blanca, ambos en Washington. Se reunieron en cierta ocasión.

Schmidt había venido a Google procedente del Departamento de Estado. Y pronto estuvo claro que tenía una estrecha relación con Jared Cohen, director de Google Ideas.

Bueno, Cohen era el Asesor Jefe de Condolezza Rice y de Hillary Clinton, ambas Secretarias (ministras) de Estado, algo así como un Planificador de Políticas Exteriores. Se sabe que fue él quien contactó con el Director Ejecutivo de Twitter, para que no se diera el mantenimiento programado a sus servidores con el objetivo de apoyar con ese medio el alzamiento de 2009 en Irán (que fue abortado).

Schmidt y Cohen se unieron en conferencias y en ediciones de libros. Ambos afirmaron que estaba creada una “alianza de los conectados” y que este tipo de tecnología de conexión cibernética era un modo eficaz para “ejercer el deber de protección de los ciudadanos en una sociedad democrática”.

Poco después de estas declaraciones hechas en 2010 estallaron las revoluciones en Túnez, Egipto y en el resto del Medio Oriente. Los comentaristas de política internacional comenzaron a llamarles “Revoluciones de Twitter”.

En la mencionada reunión de Assange y Schmidt, el primero le pidió al segundo que le facilitara a Wikileaks las peticiones del Departamento de Estado a Google. Pero Schmidt se negó a ello aludiendo a la Ley Patriótica norteamericana.

Assage ha puesto en el ruedo al señor Schmidt, que es lo mismo que poner a Google, toda vez que es su presidente ejecutivo y, desde 2015, también presidente de Alphabet Inc.

Debo decir que algunas ONG (organizaciones no gubernamentales) y fundaciones, muchas veces se prestan a servir a los intereses de sus patrocinadores. Por ejemplo, FreedomHouse y Gen NextFoundation, cuya principal fuente de patrocinio es Google Ideas. El plan es combatir el terrorismo creado por otros que no sean los Estados Unidos, Israel, o países de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte); denunciar la violación de los derechos humanos mientras no  sea en esos mismos lugares.

Por ejemplo, el evento patrocinado por ellos en octubre de 2013 y llamado Crisis en un Mundo Conectado, las redes sociales lo cubrieron con una “pátina” de buena fe y autenticidad. Pero veamos quienes eran los principales asistentes (una piñata bastante tóxica, al decir de Assange): funcionarios gubernamentales, consultores en materia de seguridad, magnates de las telecomunicaciones, especialistas en política exterior, buitres financieros, jefes de mando en el ciberespacio e incluso el Almirante a cargo de todas las operaciones militares en América Latina desde 2006 hasta 2009. En la cúspide de todo esto Jared Cohen y Eric Schmidt.

Para 2001 más de una docena de políticos republicanos y demócratas recibían financiamiento de Schmidt, entre ellos Bush hijo, Hillary Clinton y Al Gore. En 2008 se había unido a la New America Foundation, que recibió fondos del Departamento de Estado, de la USAID (la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), de Bill y Melinda Gates y, por supuesto, de él mismo.

La Directora Ejecutiva de la fundación hace la corte en estos momentos a Obama para que tome medidas contra Rusia y China, responda a la crisis en Ucrania y realice bombardeos en Siria.

Está claro quién es el señor Eric Schmidt, a quién apoya y a quién destina sus contribuciones monetarias. Y si Schmidt es igual a Google, saque usted sus propias conclusiones.

Ya veremos mañana.
noa/ms

también te puede interesar