Opinión

El Rey de España entre Barcelona y Sevilla

Ambos equipos disputarán en mayo venidero la final de la Copa de su Majestad. Los blaugranas son los actuales campeones

Barcelona vs Sevilla
Barcelona buscará retener la Copa del Rey enfrentándose al Sevilla en una final inédita |

José A. Quintero |

Barcelona ya se montó en el avión de las esperanzas. A falta de meses para que la temporada 2015-2016 baje sus cortinas, el club blaugrana comienza a calentar sus estadísticas colectivas. Como en los últimos tiempos, la selección de fútbol que ahora dirige Luis Enríquez traza su estrategia y colorea el camino de los éxitos por retazos.

No desesperan. Nunca. Tampoco se desesperan. Jamás. Y en este segunda semana de febrero calificaron a su sexta final en ocho años dentro de la Copa del Rey del fútbol español, una lid que antes nadie miraba y ahora todos quieren, incluso el Real Madrid. El monopolio blaugrana hace que hasta los millonarios se descontrolen con todo y queden satisfechos con migajas.

La final será inédita. Nunca Barcelona y Sevilla se han enfrentado en la discusión del título del torneo en cuestión. Pero el morbo crece y crecerá hasta el 21 o 22 de mayo, fecha aún por decidir, cuando ambos onces se medirán casi con toda seguridad en el Vicente Calderón, el mítico estadio del Atlético de Madrid, un favorito que hizo las maletas en cuartos de final.

Pocos han olvidado la espectacular prueba que sostuvieron Barcelona y Sevilla en la disputa de la Supercopa de Europa del último mes de agosto en Tbilisi. Un paso importante para los Messi, los Suárez, los Neymar Jr. porque el choque ponía en disputa su cuarto trofeo del pasado año. Todos miraban al tridente latinoamericano y nadie entendía ni la más mínima posibilidad de sus contrincantes en aquella oportunidad.

Sin embargo, el duelo dio un vuelco drástico y el ambiente se enrareció. Un Sevilla ordenado, con un férreo cerrojo defensivo y una ofensiva efectiva y peligrosa, vendió bien cara la derrota. Esa vez, en Georgia, el conjunto de Luis Enrique ganó 5-4 al de Unai Emery. Uno que ya no viste a rayas, Pedro, antes Pedrito, aniquiló el partido en favor del Barcelona en el minuto 115.

En mayo, el Barcelona buscará hacer crecer su historia y sumar otro palmarés a su armario de joyas.  Andará tras su título número 28 de Copa del Rey, ante un rival que jugará su octava final, cuando solo ha conquistado cinco títulos, el último de ellos en 2010 ante el Atlético, nada más y nada menos que en el Camp Nou, campo de su oponente de turno.

Ni el mago de Oz sabe cómo llegarán ambos planteles al partido definitorio. Los catalanes sueñan más, quieren Champions, quieren Liga, quieren otro triplete, quieren barrer. El Sevilla, por su lado, no desea tanto; a esta altura, ganar la Copa de su Majestad sería grandioso y hacia ese objetivo serán dirigidos los esfuerzos.

Un trofeo y una victoria ante un Barcelona catalogado como invencible serían la cereza del pastel, las velitas, el happy birthday, los amigos (fanáticos) con gorritos y los homólogos con cara de payasos, pintados de rojo y merengue en la nariz, y la endivia a flor de piel. Aunque la tarea se avizora titánica, casi imposible.
mem/jos

también te puede interesar