Opinión

Desafíos

Múltiples serán los retos a los que nos enfrentaremos en este 2016, pero siempre en la confianza de llegar cada día a una meta superior

nicaragua-2016
|

Nivaldo Cantero Sardiñas |

Con nuevos bríos arrancó ya la carrera del año 2016 y Nicaragua tendrá, como muchos otros, múltiples y variados retos en el camino hacia una nación cada vez mejor, donde la participación de todos y la entrega total a los objetivos previstos, será el derrotero por donde transitarán las aspiraciones de lograr un país que se encamine bajo los principios Cristianos, Socialistas y Solidarios.

Los retos serán diversos, pero todo lo que nos propongamos deberá ser alcanzable, con la mira puesta en los objetivos principales trazados por el Ejecutivo Nacional y cuyo eje primario será la lucha contra la pobreza.

Hacia ese propósito estarán encaminados los esfuerzos principales. No puede el país cejar en el empeño de continuar la batalla en la lucha contra ese flagelo, el más largo y difícil de eliminar, pero en el que ya se van alcanzando visibles resultados.

Ejemplos ha habido en los últimos nueve años de gobierno sandinista, cuando se han impulsado y ejecutado disímiles proyectos que favorecen el empoderamiento de los más humiles, ofreciéndoles facilidades para que puedan, a partir de sus propios esfuerzos y con el trabajo como condición fundamental, lograr salir de las condiciones de pobreza y alcanzar la dignidad plena sobre la base del sacrificio y la entrega.

Los programas sociales encaminados por las autoridades son una demostración de lo que es posible alcanzar cuando hay voluntad política en los gobiernos. Lo logrado en cuanto a la Salud Pública, la Educación, la Cultura, el Deporte, la Seguridad Social, son ejemplos palpables de todo ello, a lo que hay que unir los proyectos de mejoramiento de las condiciones de vida en zonas urbanas y rurales, así como los destinados a las mujeres, personas con capacidades diferentes y otros actores sociales en desventaja, que vieron la luz de la esperanza con la llegada al poder del gobierno sandinista que encabezan Daniel y Rosario.

Será igualmente este 2016 un año donde prevalecerá el modelo de diálogo, alianzas y consensos que ha defendido el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y que representa una enorme fortaleza para la construcción colectiva del país que levantamos.

Igualmente debe destacarse cada día el respaldo productivo, solidario y complementario a las familias todavía empobrecidas, a lo que debe sumarse el empeño por mantener la tranquilidad y seguridad en la sociedad toda, en el propósito de seguir siendo el país más seguro de Centroamérica, como lo han reconocido, en los últimos años, diferentes instancias nacionales y extranjeras.

Como mismo durante el 2015 se mantuvo una estrategia de información a la población en cuanto a los riesgos y amenazas de desastres, este 2016 deberá seguir siendo ejemplo del modelo de vigilancia, organización para la prevención, atención y mitigación de riesgos, calamidades y desastres, el cual debe destacarse y fortalecerse, con énfasis especial en todas las amenazas previsibles, lo cual ayudará a la disminución de afectaciones en caso de ocurrencia de cualquier fenómeno natural anómalo.

En Nicaragua, los niños y niñas, los jóvenes, las mujeres, los ancianos, los trabajadores y trabajadoras, el pueblo todo, enfrentaremos este nuevo año seguros en las posibilidades que tenemos de seguir creciendo, en los retos a enfrentar y en lograr vencer los desafíos que la vida y su decursar nos impongan, seguros todos de que tendremos, con el tiempo y más temprano que tarde, la Nicaragua soñada por nuestros héroes y mártires y que hoy se materializa con el empeño de todos. El 2016 será otro año victorioso y de beneficios. La suerte está echada.

también te puede interesar