Opinión

Nepal y Chile, cuando la tierra tiembla

En solo un año devastadores fenómenos naturales cobraron la vida a miles de personas

Lucía Oliveira |

Carretera dañada por sismo en Chile

Carretera dañada por sismo en Chile

El año 2015, marcado por acontecimientos nefastos no solo políticos y sociales como los atentados del 13 de noviembre en París, también se vio afectado por desastres naturales, como el terremoto que devastó la ciudad de Nepal el sábado 25 de abril, que cobró la vida a más de ocho mil 400 personas y causó heridas a más de 14 mil.

Con una magnitud de 8,4 grados en la escala abierta de Richter, ocurrió a 28,1 grados latitud norte, 84,7 grados longitud este, a 77 kilómetros al noroeste de Katmandú, la capital.

La fuerza del movimiento telúrico hizo que se sintiera en la India, Pakistán y Bangladesh.

Además provocó avalanchas en el Monte Everest y cubrió campamentos situados al pie de la montaña.

En Nepal se destruyeron templos, monumentos históricos y carreteras.

Más de 191 mil casas fueron destruidas y 175 mil 162 sufrieron daños.

Debido a la terrible situación, y la permanencia en las calles de personas que quedaron sin viviendas y sin servicios, desde el primer día se declaró el estado de emergencia y el gobierno nepalí hizo un llamado internacional solicitando asistencia humanitaria.

El Papa Francisco de inmediato se solidarizó con los afectados.

La Organización de Naciones Unidas brindó recursos para asistir a las víctimas y apoyar al Gobierno en las operaciones de búsqueda y rescate.

La Unidad Suiza de Ayuda Humanitaria viajó a Nepal y ayudó a las mujeres en situación de parto y a realizar cirugías a niños.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) desarrolló una campaña de vacunación de emergencia para inmunizar a más de medio millón de niños y evitar el brote de epidemias.

Cuba envió a la Brigada Nº 41 del Contingente Internacional de Enfrentamiento a Desastres y Grandes Epidemias Henry Reeve, conformada por 49 profesionales de distintas especialidades.

El grupo de rescatistas “Topos”, de México, acudió a localizar a quienes seguían con vida en las zonas de desastre.

“El Gobierno uruguayo hace un llamado a la comunidad internacional a redoblar los esfuerzos para aliviar la difícil situación que atraviesa Nepal y apoyar los esfuerzos de reconstrucción que deberá enfrentar”, expresó el país latinoamericano a través de un comunicado.

Nicaragua se sumó a naciones como Argentina, China, Francia, Noruega, Reino Unido, Rusia, Venezuela, que de igual modo ofrecieron su apoyo.

Incidencias en la Geografía

El terremoto del 25 de abril además de traer como consecuencia la pérdida de vidas humanas y materiales, también incidió en la Naturaleza, pues alteró la atmósfera de la Tierra al generar ondas de energía que penetraron en la atmósfera superior y alteraron la distribución de electrones en la ionosfera.

Según el Ministerio de la Reforma Agraria, que empleó el Sistema de Posicionamiento Global (GPS), el valle de Katmandú se elevó 80 centímetros, por el desplazamiento de la placa tectónica Índica hacia la placa Tibetana mientras se producía el sismo.

Entonces el Valle de Katmandú, de 25 kilómetros de largo y 15 kilómetros de ancho, se sitúa ahora a una altura superior a los anteriores mil 338 metros sobre el nivel del mar.

Esta zona incluye alrededor de 60 pueblos y aldeas, además de la capital del país.

Pero no fue solo el Valle de Katmandú el que sufrió modificaciones, pues el Everest se desplazó en tres centímetros hacia el suroeste, reportaron estudios del Instituto Nacional de Cartografía y Geología de China.

No obstante, no perdió altura y con ocho 848 metros continúa siendo la montaña más elevada del mundo.

Sin tiempo para la recuperación

Solo dos semanas después del devastador terremoto, el 12 de mayo de 2015 otro movimiento telúrico azotó Nepal, que aún no se recuperaba del anterior.

El epicentro del nuevo temblor se situó 83 kilómetros al este de la capital Katmandú, en el pueblo de Namche Bazar, cerca del campamento base del Everest y de la frontera con Tibet.

Con una magnitud de 7,3 grados en la escala abierta de Richter, y unos 30 segundos de duración, el evento ocasionó la muerte a casi un centenar de personas y cerca de tres mil resultaron heridas.

Con esta fatal insistencia de la naturaleza empeoraron no solo las condiciones de vida, sino también psicológicas de la población de Nepal, especialmente las de los niños.

No solo el continente asiático se vio afectado

En América Latina, Chile, una de las regiones más propensas a los terremotos a nivel mundial, se vio afectado por uno de 8,3 grados en la escala abierta de Richter, que sacudió al país el 16 de septiembre.

Ocurrió a las 19:54 hora local, y tuvo una duración inusual de más de tres minutos.

El sismo, con hipocentro localizado a una profundidad de 33 kilómetros, se produjo frente a la costa de Coquimbo, cerca de la localidad de Canela Baja y la ciudad de Illapel.

La remezón llegó a sentirse en algunas zonas de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

Una alerta temprana de Tsunami emitida para toda la franja costera del país, permitió la evacuación inmediata de alrededor de un millón de personas hacia zonas seguras.

La región más afectada por el movimiento telúrico y por el posterior Tsunami fue Coquimbo, donde las olas alcanzaron de cuatro a cinco metros de altura, sobrepasaron las barreras de contención y alcanzaron viviendas y locales comerciales.

Estos desastres ocasionaron la muerte a una docena de personas.

El número de damnificados fue de casi mil 600. Además 262 viviendas destruidas y 418 con graves daños, según los informes de la Oficina Nacional de Emergencia.

De inmediato el mundo se solidarizó y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) emitió un comunicado ofreciendo condolencias y refuerzos.

Chile se encuentra en un arco de volcanes y fallas tectónicas que cubren todo el océano Pacífico, llamado “Anillo de Fuego”, por lo que en el área se producen regularmente sismos y erupciones volcánicas.

Desde 1973, Chile ha tenido más de una docena de sismos de magnitud siete o mayor.

noa/luc

también te puede interesar