Opinión

El arte de la ilustración y los libros para niños

Las imágenes contribuyen a que conozcan el mundo que los rodea y enriquecen el texto. En muchos países ya el artista gráfico y el escritor tienen los mismos derechos de autor, pues ambas se consideran creaciones artísticas

De la artista francesa Rébecca Dautremer
De la artista francesa Rébecca Dautremer |

Lucía Oliveira |

En el mundo de la literatura infantil cada vez abunda más la producción de libros sumamente ilustrados, no solo porque la sociedad es dominada por la imagen gráfica, sino también porque se ha comprendido que la ilustración es un excelente recurso didáctico y un modo de comunicación.

Desde que los niños son muy pequeños pueden interactuar con un libro, interacción que consiste fundamentalmente en observar las imágenes, a través de las cuales pueden ir conociendo lo que les rodea.

Dibujo del ilustrador Paolo Domeniconi

Dibujo del ilustrador Paolo Domeniconi

Si desde las primeras edades se les muestra libros ilustrados aumentan y se estimulan sus capacidades intelectuales e interés por el arte.

En muchos países ya el artista gráfico y el escritor tienen los mismos derechos de autor, pues ambas se consideran creaciones artísticas.

Jan Amos Comenius (1592-1670), el padre de la pedagogía moderna, fue el primero que intentó renovar los libros de texto sobre la base de las ilustraciones y su libro Orbis Pictus, publicado en 1658, está considerado como el primer libro ilustrado para niños.

Pero no fue hasta el siglo XIX que se centró la atención en lograr que los libros infantiles fueran lo más hermosos posible y comenzó entonces el verdadero desarrollo de la ilustración, que alcanza gran auge en el XX.

Ilustración de Elena Ospina

Ilustración de Elena Ospina

Con la tecnología actual el ilustrador amplió su universo, pues puede emplear programas computarizados, luego de desarrollar las técnicas tradicionales como lápiz, carboncillo, creyón, tiza acuarela, tinta, tempera, anilina y plumilla.

Dentro de la literatura infantil existe un tipo de libro que se denomina álbum ilustrado, en el cual se mezclan la imagen gráfica y el relato literario, y la imagen ocupa un lugar fundamental.

En ellos el texto y la ilustración se complementan entre sí y facilitan al niño la compresión de la lectura.

Con las ilustraciones se puede sugerir el tono humorístico, triste o irónico de un cuento, y a diferencia de en el cine o en la televisión, el niño puede dedicar el tiempo que necesite a los detalles que le llaman la atención.

Por su parte, el ilustrador debe conocer el proceso de desarrollo de la infancia, con el objetivo de comprender lo que va a dibujar y lograr crear una imagen con la cual el niño se identifique y reconozca.

Debe tener presente cómo representar los personajes, ya sean el hombre, animales u objetos; el estilo a seguir (ilustración primitiva, impresionista, cubista, realista, surrealista, hiperrealista, caricaturas); la ambientación (nacional o extranjera), con la que sitúa en contexto al lector; elementos comunicativos como el empleo del color de manera más o menos intensa.

Pertenece al libro Un regalo diferente, publicado por Kalandraka

Pertenece al libro Un regalo diferente, publicado por Kalandraka

Teniendo en cuenta todos estos elementos, los artistas gráficos logran aportar al texto lo que no fue dicho y ofrecer al lector entretenimiento y nuevas experiencias estéticas.

Además tienen una gran responsabilidad pues su obra es una de las primeras herramientas que llegan a los niños para comprender el mundo.

 

Del álbum La niña de rojo, de Roberto Innocenti

Del álbum La niña de rojo, de Roberto Innocenti

Ilustración para niños

Ilustración para niños

también te puede interesar